Acusan a Miguel por 57 hechos de incumplimiento de deberes como funcionario público en su gestión

En su alegato, el abogado Manuel Gutiérrez, representante legal del particular damnificado –Carlos Benítez– lo calificó de "soberbio", "narcisista exacerbado" y con "conducta abusiva" en sus años como Jefe comunal. Sin la presencia del ingeniero Abel Miguel, continuó ayer la exposición de los alegatos en el juicio que se le sigue al ex intendente municipal en los Tribunales de Junín.
Con una sala casi vacía, en el 4º piso del edificio que ocupa el Departamento Judicial, el Tribunal en lo Criminal Nº 1, compuesto por los jueces doctores Karina Piegari, Andrés Francisco Ortiz y Miguel Angel Vilaseca, escuchó ayer al doctor Manuel Gutiérrez, abogado de Carlos Benítez, particular damnificado, en la causa caratulada "enriquecimiento ilícito, incumplimiento de los deberes de funcionario público y malversación de caudales públicos".

También estaba presente el fiscal doctor Angel Quidiello y el abogado defensor de Miguel, doctor Darío De Ciervo. En su alegato, el doctor Gutiérrez consideró que Miguel es culpable por 57 hechos tipificados dentro del delito de incumplimiento de los deberes como funcionario público y aseguró que debe ser condenado "sin atenuantes y con agravantes". En su próxima intervención, pedirá una pena concreta.

Delitos

Gutiérrez se refirió en ese sentido a los delitos tipificados en el artículo 248 del Código Penal, atinentes a la administración pública, apuntando al "proceder ilícito que vulnera el bien protegido" en dichas funciones.

Apuntó que la conducta del Miguel también estaba en contra de lo indicado por la Constitución Nacional, artículo 5, y en la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, artículos 190 al 197, referentes a la estructura municipal.

Hizo alusión a las numerosas sanciones impuestas por el Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires al ex jefe comunal, durante los 20 años de su gestión, "19 de ellas con déficit", según dijo.

Señaló que no eran sólo faltas administrativas, como lo indicaba el mismo Tribunal, sino también del orden penal, con penas que podían oscilar entre un mes a 2 años de prisión, en lo que respecta al incumplimiento u omisión de los deberes de funcionario público. "Estos hechos tienen carácter delictivo", sostuvo en un momento.

Aclaró que en este tipo de delito, el móvil no era económico, ni por codicia, sino por "abuso innominado de autoría" o "abuso de autoridad". "Hace diez años está la denuncia y son veinte años de gestión municipal investigados en esta causa", recordó. "Cuánto nos hubiera ahorrado el Tribunal de Cuentas si hubiera instado a la acción penal" en el momento cuando afloró la cuestión, expresó el doctor Gutiérrez respecto a lo gastado por el Estado en este juicio.

Calificaciones

Hizo alusión también a lo que calificó como conducta abusiva, de "narcisista exacerbado", de "soberbio", por parte del procesado, en su accionar durante su gestión pública municipal, pero además dijo que el "no hacer de Abel Miguel" daba también muestras de la "opacidad" de su gestión.

Aludió a las reiteración de la comisión de delitos, por parte del ex intendente, con "cargas o multas impagas", al "desorden de la administración pública del Municipio".

"Considero que están acreditados estos delitos", dijo en referencia a la causa investigada donde "quedaron constatadas las reiteradas transgresiones", tipificadas en el artículo del Código Penal mencionado, como así también a los artículos de la Constitución Nacional y Constitución Provincial referidos.

"Aquí no hay complot", destacó el doctor Gutiérrez casi al término de la audiencia. "Al ser funcionario siempre supo a lo que se atiene. Por su formación política, capacidad intelectual, entre otras cosas, hace que las responsabilidades sean más importantes", agregó.

Gutiérrez nunca bajó el tono duro de su alegato. "Miguel tenía a su cargo controlar, custodiar el bien público y frente a ese deber omitió, desestimó lo que la ley le mandaba ejercer", reflexionó.

Comentá la nota