Acusan a Lousteau de hacer "la gran D´Elía"

Un testigo del episodio contó cómo fue el cruce entre el ex ministro de Economía y el lesionado Juan Carlos Milberg. Los detalles de la pelea.
“Sos un indigno, un corrupto”, le dijo cuando se lo cruzó en los pasillos de la fiesta. El destinatario era el ex ministro de Economía Martín Losteau, que había concurrido a un casamiento en un exclusivo salón de Pilar.

Ocurrió el viernes 19 de diciembre, y cerca de Losteau contaron a PERFIL una versión de los hechos. Dijeron que el ex ministro, cansado de recibir insultos vinculados a su desempeño en la función pública, invitó a su contrincante a dirimir la cuestión a las trompadas, afuera, como en los viejos tiempos.

La historia contada por los hombres cercanos al ex titular del Palacio de Hacienda dice que quien lo increpó terminó en una enfermería por las trompadas propinadas por Lousteau. Sin embargo, no todos coinciden con este relato.

Según personas que estuvieron en la ceremonia, el agredido en cuestión es Juan Carlos Milberg, un economista de 43 años que conocía a los recién casados y que, de casualidad, se lo cruzó al ex ministro en un momento de la fiesta. Milberg confirmó a PERFIL la agresión pero no quiso dar declaraciones.

Fueron otros asistentes los que contaron la otra historia.

Milberg nunca había visto a Lousteau personalmente. “Cuando se lo cruzó le dijo lo que pensaba: que era un arrastrado, un indigno, un asqueroso. Un mocoso arrogante, que trató muy mal a la gente del campo, y esto al margen de la Resolución 125”, precisó uno de los concurrentes. Milberg volvió a cruzarse con el ex titular de Hacienda en otro momento de la noche y arremetió otra vez con los calificativos. No habían llegado afuera cuando, en un momento de distracción de Milberg, “Lousteau le hizo a Juan la gran D’Elía. Le pegó una trompada por atrás y se fue corriendo. A Juan le dieron ocho puntos en la oreja, pero se recuperó enseguida y volvió a la fiesta. En cambio, a Lousteau lo echaron ”, agregó la misma fuente.

Según la misma versión, Milberg estaba enfurecido con la actitud del ex ministro, a la que calificó de “cobarde. Es un terrible cagón. Lo invito a pelear cuando quiera. Boxeé cuatro años”, dicen que lo escucharon jurar.

Comentá la nota