Acusan a un intendente de falsificar firmas

(General Pico) -El intendente de Miguel Cané, Carlos Fabricio Hernández, quedó envuelto en el medio de una tormenta política, luego de que se revelara que existe una denuncia penal en su contra realizada en los tribunales piquenses. En el escrito se lo acusa de haber utilizado cheques de la municipalidad falsificando la firma del secretario tesorero, Sebastián Avendaño.
Al parecer, el intendente Hernández apremiado por una situación económica desbordante recurrió a la utilización de una de las chequeras de la municipalidad, para presentar los valores ante una financiera de General Pico. De esta manera, buscó obtener efectivo y saldar compromisos urgentes.

El uso de los cheques habría sido en ausencia del secretario tesorero, Sebastián Avendaño, que al retomar sus funciones habría detectado el faltante de "once valores". De acuerdo con una fuente judicial, uno de esos cheques por un monto de 26 mil pesos se canjeó en la financiera piquense con la supuesta promesa de ser pagado en fecha. Pero el valor, luego de una espera prudencial, se presentó al cobro y fue rechazado por la entidad bancaria por falta de fondos.

La denuncia que involucra al intendente Hernández fue realizada por el propio tesorero Avendaño, que mediante un escrito explicó la situación de irregularidad administrativa y financiera de la comuna. La acusación recayó en la fiscalía a cargo de Héctor Aberasturi, que habría solicitado la testificación del funcionario para que explique y amplié cómo pudo concretarse el faltante de los cheques.

La fuente judicial agregó: "Existe un delito de gravedad que aún no está caratulado y que en principio involucra al intendente de Miguel Cané. Se sabe que un cheque con una firma adulterada por un monto de 26 mil pesos fue rechazado, pero se desconoce por ahora el destino de otros cheques".

Declaración.

Aunque se mantiene hermetismo en torno a la causa, en las próximas horas podría ser citado a declarar por el Juzgado de Instrucción 5 el tesorero Avendaño, para que se explaye más sobre la denuncia que presentó. Si bien se asegura que no hay perjuicio económico que afecte a los recursos municipales existe una supuesta y grave irregularidad: usos de cheques oficiales con falsificación de la firma de un funcionario. Además, una versión confiable precisó que el resto de los cheques que faltan serían por una suma que va de los 200 a los 300 mil pesos.

Conocida la denuncia, la situación política de Hernández quedó en total inestabilidad y apremiado por la oposición política, que busca explicaciones oficiales sobre el comportamiento del intendente. Hernández fue parte hace pocos días de la reunión de los 16 intendentes radicales, que en la sede del Comité Provincial definieron pedirle al gobernador, Oscar Mario Jorge, atención financiera para las comunas y mayor respuesta para la demanda social en los pueblos.

Comentá la nota