Acusan a Funes ante la justicia por poner en peligro a un testigo

Otro papelón envuelve a los funcionarios del área de Derechos Humanos. Fueron denunciados por difundir públicamente datos clave de la causa judicial que investiga el paradero del hijo o hija de la joven desaparecida.
El testigo central en la causa que investiga la apropiación del hijo o hija de la desaparecida santarroseña Lucía Tartaglia, denunció a los funcionarios de la Secretaría de DDHH de la provincia por “ponerlo en peligro” y “entorpecer la principal línea de investigación”, al difundir públicamente datos sensibles del expediente judicial.

Este es un nuevo escándalo que involucra a los encargados de la Secretaría de DDHH luego que fueran acusados de “traidores” por parte de la familia Tartaglia, por cajonear durante un año un trámite para la extracción de sangre con el fin de agilizar la búsqueda de la joven desaparecida en 1979.

A raíz del enojo y la bronca de los Tartaglia, la suerte de sus principales funcionarios, el titular del organismo Rubén Funes, y el director del área, Oscar Gatica, quedó pendiendo de un hilo. Desde hace tres semanas se rumorea que la salida de ambos del gobierno es un hecho, pero el gobernador Oscar Mario Jorge todavía no tiene el nombre de un reemplazante.

El testimonio.

El denunciante –del que se mantiene la reserva de su identidad por cuestiones legales y que se sabe es un referente en las investigaciones sobre desaparecidos a nivel nacional– realizó la presentación contra Funes en la Justicia Federal.

El testigo había prestado su testimonio en mayo de este año en la causa “Nicolaides, Cristino y otros s/sustracción de menores”, número 10.326/96. En la audiencia testimonial había estado presente Gatica y el abogado Franco Catalani. Poco después, a raíz de los datos aportados por el testigo, se convocó a un ex gendarme que habría trasladado a Lucía Tartaglia al Hospital Militar, donde habría dado a luz.

A comienzos de septiembre, la Secretaría de DDHH difundió públicamente datos de lo declarado en esas audiencias y la identidad de los testigos. Hasta colocó la información en la página web de la provincia. Enterado de esto, el testigo denunció el caso ante el Juzgado de Norberto Oyarbide en Comodoro Py, ya que entendió que no sólo se ponía en peligro su integridad física al dar a conocer su identidad, sino también se entorpecía la principal línea de investigación del paradero del hijo o hija de Lucía Tartaglia que él había ayudado a establecer con sus dichos.

Fuentes tribunalicias porteñas informaron que se teme que la difusión de datos clave en la investigación del paradero del hijo o hija de Lucía pueda alertar a los supuestos apropiadores sobre la búsqueda y hasta poner en alerta a personas involucradas tanto en el secuestro y desaparición de Tartaglia como a quienes participaron del nacimiento de la criatura en enero del ’79.

Sospechoso.

La causa en la que se busca al hijo o hija de Lucía Tartaglia había sido abierta en Comodoro Py y la Secretaría de DDHH se había presentado como querellante en nombre de la familia de la desaparecida. Allí se llamó al testigo.

En octubre, al enterarse el testimoniante por Internet de la difusión del contenido de su declaración en la causa, que es clave en la investigación, presentó la denuncia ante Oyarbide.

Adjuntó a la presentación tanto copia de la página web donde figuran los datos sustanciales en esa pesquisa como de los sitios de Internet de diarios pampeanos que publicaron la información oficial difundida por la Secretaría.

Coincidentemente, la información publicada en la página web de la provincia a comienzos de septiembre y en la que daba las claves de la principal línea investigativa en la causa, fue “levantada” del sitio de Internet de la provincia.

Comentá la nota