Acusan a Conarpesa de usar piquete en Caleta Paula para conseguir cupos

Acusan a Conarpesa de usar piquete en Caleta Paula para conseguir cupos
Cerca de 200 estibadores locales se mantienen cortando el ingreso al Puerto Caleta Paula prohibiendo que entren otros operarios y dejando sólo que pasen los serenos de la flota amarilla. Por un lado, cargaron contra la empresa Conarpesa porque dicen que los usó con el piquete para presionar a las autoridades santacruceñas con el fin de que le otorguen cupos. Por el otro, piden que hasta marzo les paguen 3.000 pesos mensuales del fondo anticrisis.
Caleta Olivia (agencia)

El problema tiende a agravarse a medida que pasan los días, ya que el piquete comenzó el lunes y los camiones de combustibles de Petrobras no pueden distribuir lo que los barcos traen semanal o quincenalmente.

Los reclamos de los trabajadores son dos, de acuerdo a la situación de la banquina grande (donde recalan los buques de mayor porte) y los de la banquina chica (perteneciente a los barcos pequeños).

Los 120 estibadores, guincheros y capataces de la banquina grande son los que más hacen sentir su enojo, pero sobre todo con la empresa Conarpesa ya que dicen que esta firma "nos usó y nos mintió" para lograr que el gobierno santacruceño le otorgue tres cupos para pescar merluza en fresco durante esta temporada.

Afirman, además, que cayeron "en el juego de los intereses empresariales", porque el piquete lo comenzaron para pedir que la Unidad Portuaria brinde autorización para que ingresen los diez buques que estaban en altamar, ya que por falta de espacio sólo podía entrar cinco. "Ante el temor de que los barcos se vayan a otros puertos, cortamos Caleta Paula, porque eso nos decían los de Conarpesa", explicó Javier Castro, uno de los voceros de los trabajadores, "pero después nos enteramos que en realidad la empresa quería presionar a la Provincia para conseguir cupos, es decir que fuimos usados como perros".

A ESPALDAS

Los estibadores habían hablado con los administradores portuarios para que se autorice el ingreso de los diez buques, y, según Castro, "habíamos llegado a un acuerdo", pero "nos damos con la sorpresa de que Conarpesa buscaba otra cosa, y lo hizo a espaldas de nosotros".

"Ahora estamos todos enojados. Que Conarpesa haga lo que quiera, si quiere llevarse los barcos a otros puertos que lo haga, pero no le vamos a descargar", agregó Castro.

Además, los estibadores hablaron de la empresa como altamente rentable: "se llevan millones de Santa Cruz y dejan muy poco". Para eso, dijeron que en lo que va del año descargaron 77 buques en Caleta Paula, o sea 5.000 toneladas de langostino, y eso que esa cantidad es el 50% de lo que sacaron en otros años".

ANTICRISIS

Este grupo de operarios dice que se quedará bloqueando el recinto portuario hasta que se les pague los días caídos y que el gobierno provincial le confirme el pago de un subsidio de 3.000 pesos hasta marzo del año que viene, cuando empiece la próxima zafra.

Castro alegó que ese subsidio les corresponde a través de la Ley 2.573 que data del año 2004, en la cual se menciona la conformación de un "fondo anticrisis" con aportes de las empresas pesqueras para pagarles a los trabajadores cuando haya temporada baja o de veda como en la actual situación.

BANQUINA CHICA

Los estibadores de la banquina chica, la de los "barquitos", son menos, apenas 26, pero están en el piquete pidiendo una ayuda financiera a la Provincia porque "se terminó el pescado".

Aseguran que hace cuatro quincenas están sin trabajar, y en esta última "cobramos sólo 9,20 pesos. Hace un mes y medio que estamos pidiendo ayuda de 2.000 pesos, dejando notas en la Intendencia, a la Secretaría de Trabajo provincial, al jefe de Gabinete, Pablo González, pero no obtuvimos respuestas hasta hoy".

Comentaron que la mayoría trabaja para dos empresas: Norberto Pavlov Servicios Portuarios, que tiene sede en Tierra del Fuego, y para Atlántico Sur.

"Con el fin de la temporada se nos acabó el sueldo, que dependía de lo que descargáramos, a un peso el cajón", explicó Alejandro, uno de los voceros de este sector.

Comentá la nota