Los acusados del 11 de Septiembre se dicen orgullosos

Cinco detenidos en la cárcel de Guantánamo dijeron que son "terroristas hasta la médula"
WASHINGTON.- Cinco detenidos en la prisión estadounidense de Guantánamo, acusados de planificar los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, reafirmaron su culpabilidad y su orgullo por los atentados que mataron a casi 3000 personas, según un documento hecho público ayer por el Pentágono.

En el texto, titulado "La respuesta islámica a las nueve acusaciones", los cinco prisioneros, incluido Khalid Sheik Mohammed, el supuesto autor intelectual de los ataques, se declararon "terroristas hasta la médula" y señalaron que sus acciones fueron "una ofrenda a Dios".

"Para nosotros, las acusaciones que se nos imputan en el juicio son una medalla de honor que llevamos con orgullo", afirmaron en el escrito. "Matarlos, combatirlos, destruirlos aterrorizarlos y responder a sus ataques: ésas son las grandes y legítimas obligaciones de nuestra religión", aseguraron.

"Los combatimos -continuaron- en defensa de los musulmanes, su tierra, sus lugares santos y su religión en conjunto."

En el documento, además, los acusados, que se denominaron Consejo Shura del 11 de Septiembre, ironizaron sobre la capacidad de Estados Unidos para frenar los ataques y se burlaron de la acusación de "conspiración".

"Esa acusación da risa. ¿Ustedes esperaban que los informáramos sobre nuestros planes secretos de ataque?", preguntaron con sorna.

"Su aparato de inteligencia, con todas sus capacidades humanas y logísticas, falló en descubrir nuestros planes militares de ataque antes del bendito 11 de Septiembre", añadieron en el documento, que lleva fecha del 1° de marzo.

En cuanto a las acusaciones de terrorismo, los militantes islámicos se preguntaron: "¿Quiénes son los verdaderos terroristas? ¿Ustedes o nosotros?". Y luego recordaron que Estados Unidos es el país con mayores depósitos de armas de destrucción masiva. "Nosotros no poseemos su poderío militar ni sus armas nucleares, pero a pesar de todo luchamos contra ustedes con Dios todopoderoso", afirmaron.

Los acusados ya habían reconocido su participación en los ataques en apariciones previas ante la corte y habían expresado su deseo de morir como mártires, por lo cual la razón del documento difundido ayer, de seis páginas, no estaba del todo clara.

"El escrito presentado ante la comisión militar de Guantánamo es otro intento de los detenidos de atraer la atención pública", opinó Jeffrey Gordon, vocero del Pentágono.

Los cinco hombres están acusados de la muerte de 2973 personas, así como de otros cargos de terrorismo, y podrían ser condenados a la pena de muerte en el proceso ante una comisión militar, que fue suspendido por el presidente Barack Obama el 21 de enero pasado, tras su llegada a la presidencia.

La administración Obama está revisando todos los casos de Guantánamo y no anunció aún cómo procederá en las acusaciones de supuestos terroristas detenidos en la prisión en territorio cubano.

De reanudarse los juicios, lo que sí es seguro es que se llevarán a cabo en otra sede -puesto que Obama anunció que cerrará Guantánamo- y con un sistema legal distinto de las muy criticadas comisiones militares creadas durante la administración del ex presidente George W. Bush.

Tras la divulgación del documento, los abogados de dos de los acusados -los tres restantes se defienden a sí mismos- informaron ayer que no habían discutido el escrito con sus defendidos, que no sabían por qué lo habían firmado y que ni siquiera podían dar fe de su autenticidad.

Investigación de la ONU

Por otro lado, dos relatores especiales de la ONU anunciaron que investigarán los centros de detención secretos usados por la CIA en la "lucha contra el terrorismo".

"Hacemos un llamamiento a todos los gobiernos a cooperar, no sólo para esclarecer los hechos, sino para que los centros de detención secretos no vuelvan a ser utilizados en el futuro", declaró el relator de la ONU sobre la tortura, Manfred Nowak, que dirigirá la investigación con su homólogo Martin Scheinin.

Agencias AP, AFP, Reuters y DPA

Otro sangriento ataque en Bagdad

* BAGDAD (AP).- En el segundo atentado de gravedad en tres días, un atacante suicida hizo estallar ayer su carga explosiva en un mercado en el oeste de la capital durante una visita de líderes tribales. El ataque, que dejó por lo menos 33 muertos, se enmarca en una creciente ola de violencia que vive el país en momentos en que Estados Unidos se prepara para empezar a retirar parte de sus fuerzas. El atacante activó el cinturón con explosivos cuando los líderes tribales cruzaban el mercado luego de asistir a una reunión de reconciliación en la alcaldía. Entre los muertos hay dos periodistas iraquíes.

Comentá la nota