Acusados: la CIA recurrió a mercenarios para matar a jefes de Al Qaeda

Los medios aseguran que a los miembros de Blackwater se los acusa de matanzas e interrogatorios violentos. Ayudaron en planificación, entrenamiento y supervisión. Sin embargo, no capturaron ni mataron a ningún terrorista sospechoso.
Estados Unidos enfrenta las guerras ayudado por mercenarios. Actuales y ex funcionarios del gobierno revelaron que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) contrató en 2004 a gente de la firma de seguridad privada Blackwater USA como parte de un programa secreto para localizar y asesinar a importantes representantes de Al Qaeda.

Y las críticas no tardaron en llegar, porque la compañía Blackwater generó la polémica con sus agresivas tácticas en Iraq. Los ejecutivos de la firma ayudaron a esta agencia con tareas de planificación, entrenamiento y supervisión.

Esta decisión de recurrir a una empresa para el programa provocó la reunión de emergencia para ingresar al Congreso sobre los detalles ocultos durante siete años, convocada por León Panetta, el director de esta agencia.

Como si fuera poco, se dijo que la CIA gastó varios millones de dólares en este programa, que no logró capturar ni matar a ningún terrorista sospechoso. Los organismos de espionaje norteamericanos tercerizaron en estos últimos años algunas tareas muy polémicas, incluido el interrogatorio de prisioneros.

Ante esta situación, funcionarios del gobierno norteamericano aseguraron que traer gente de afuera a un programa con autoridad letal planteaba grandes preocupaciones por el punto de cómo dar cuenta de las operaciones encubiertas. Aclararon, sin embargo, que la CIA no tenía ningún contrato formal con Blackwater y que sólo se manejaba con acuerdos individuales con altos representantes de la compañía, incluido su fundador, Erik Prince, un ex miembro de Navy Seals con muchas conexiones políticas y heredero de una fortuna familiar.

Blackwater trabajó con la CIA hasta antes de la asunción de Panetta y luego de los cuestionamientos por el uso de mercenarios o "contratistas" en un programa de matanzas programadas. Dicha empresa cambió su nombre y ahora se llama XeServices, con sede en Carolina del Norte, recibió en estos últimos años millones de dólares en contratos de gobierno por "sus trabajos" en varias matanzas. Una de las citadas es la acción Bagdad en 2007 donde murieron 17 civiles. La polémica recién comienza y habrá que esperar a oír las declaraciones del presidente Obama ante esta nueva acusación contra su gente.

Comentá la nota