El acusado por el Triple Crimen admitió sus vínculos políticos

Martín Lanatta, principal sospechoso, lo confesó a la Justicia. Dijo que es amigo de Alejandro Giancristóforo, dirigente de la corriente peronista que lidera el jefe de Gabinete y ex hombre de confianza del director del RENAR, Andrés Meiszner.
Martín Lanatta miró el horizonte verde por la ventana del cuarto piso de la Fiscalía de la localidad bonaerense de Mercedes, bajó la mirada y dijo: "(Alejandro) Giancristóforo es mi amigo. Lo echaron del RENAR por todo esto. Pero nunca lo molesté por nada".

Lanatta es el principal sospechoso de la causa del Triple Crimen de General Rodríguez, del que fueron víctimas Sebastián Forza, Damián Ferrón y Lepoldo Bina, vinculados, según el fiscal, a la venta ilegal de efedrina, a mesas de dinero y a una deuda por la mafia de los medicamentos.

El sospechoso confirmó en su declaración indagatoria un dato clave que hasta ahora el Gobierno venía negando: su vínculo con el ex hombre de confianza del titular del Registro Nacional de Armas (RENAR), Andrés Meiszner.

Se trata, nada menos, que del candidato del jefe de Gabinete Aníbal Fernández a la intendencia de su pago chico en el 2011 -Quilmes- e hijo de su aliado en la AFA, José Luis Meiszner.

Los dichos de Lanatta ante el fiscal de Mercedes Juan Bidone fueron revelados por dos fuentes judiciales y confirman que formaba parte de la estructura política del Jefe de Gabinete, con una pata en el RENAR y otra en la barra de Quilmes.

Giancristóforo fue desplazado del RENAR luego de 3 años de contrato cuando estalló el caso. Es hijo del fallecido dirigente del PJ de Quilmes Sebastián Giancristóforo, quien se hacía llamar "Cacho Rey". El amigo de Lanatta había sido nombrado como personal contratado en Migraciones en enero del 2006 a través de un decreto del entonces presidente Néstor Kirchner refrendado e impulsado por Aníbal Fernández.

La frase de Lanatta "nunca lo molesté por nada" se refiere a que él había tenido 52 permisos de tenencia de armas y que le había conseguido 4 a Forza, una de las víctimas del Triple Crimen, entre otros usuarios. Lanatta es instructor de tiro y gestor informal ante el RENAR y en septiembre del año pasado, un mes después del crimen, se le renovó el permiso para portar armas.

Sin embargo, Lanatta se había jactado ante Forza de su supuesto contacto con Aníbal F., quien inició en los noventa su carrera política como intendente de Quilmes.

Tanto el jefe de Gabinete como Andrés Meiszner habían negado a este diario, el 11 de octubre pasado, conocer a Lanatta. Pero resulta poco creíble que Meiszner no supiera de la amistad de Giancristóforo con Lanatta. Es más, Aníbal F. exhibió un email que le había mandado Lanatta donde le decía que no lo conocía pero le pedía un nuevo permiso para portar armas.

Sin embargo, Meiszner creó una agencia registral del RENAR dentro de la asociación de Tiro y Gimnasia de Quilmes y la puso a cargo de Zulma Ledesma, otra militante -al igual que Giancristóforo- de la agrupación "Casa Peronista" que responde a Aníbal F. y Meiszner.

Lanatta era un concurrente de ese club que se encuentra a una cuadra de la casa de su padre que fue allanada por el fiscal cuando lo detuvo el 20 de diciembre pasado.

De esa agrupación K no sólo Ledesma está contratada en el RENAR, sino otros militantes kirchneristas. Meiszner negó haber tenido contratado a un hijo de Osvaldo "Dedo" Becerra. Becerra, quien hace pegar carteles para la agrupación, fue el jefe de la barra brava de Quilmes. Además, administra tres parrillas en la zona que tienen pintadas que dicen "Gracias JLM" por el ex presidente del club José Luis Meiszner.

Lanatta, al igual que otros dos detenidos por el Triple Crimen, los hermanos Víctor y Marcelo Schillaci, eran parte de la barra brava de Quilmes que exhibe la bandera "Meiszner 2011".

Comentá la nota