Ola de acusaciones a Sarkozy por el nombramiento de su hijo

Jean, de 23 años, podría llegar a convertirse en director del mayor distrito de negocios de Francia.
El "Príncipe Jean" ha convencido a su papá -pero no a los franceses- de que es el candidato adecuado para ser el administrador del más moderno distrito de negocios de Europa, en La Defense, a cinco minutos de París. Cuarenta y tres mil ciudadanos han firmado un petitorio para que Jean Sarkozy, hijo del presidente francés y estudiante de 2° año de Leyes como mayores pergaminos, no pueda asumir un cargo que le queda grande y tiene olor a nepotismo bananero.

Ante la desesperación del mismo presidente Nicolas Sarkozy, que ha salido públicamente a defenderlo, quienes firmaron el petitorio sugieren que el joven "termine sus estudios de Derecho y haga alguna pasantía en una empresa" antes de asumir tales funciones. Los firmantes son muchos más pero el sitio de internet en el que publicaron el pedido exige una validación de la firma, que vuelve el trámite más lento pero no menos espectacular. "Encuentro esto muy elegante", dijo el presidente con sarcasmo, para referirse a la polémica. "Ustedes siguen las polémicas, a veces las preceden. Pero yo debo seguir con las reformas", reprochó a la prensa.

La EPAD es un establecimiento público que concentra 2.500 empresas, 150.000 asalariados y 3.3 millones de metros cuadrados de oficina, en el área que impulsó el presidente Francois Mitterand como moderno barrio de negocios a las puertas de París. El joven Sarkozy busca reemplazar en la cabeza de la organización a Patrick Devedjian, un abogado y dirigente de la oficialista UMP, furioso con la idea de partir. Ante la andanada de críticas, el joven Sarkozy entró al ruedo con determinación y un nuevo peinado, más prolijo que su melena rubia anterior y acorde con el mundo de los negocios que quiere encabezar.

"Desde que me lancé a la política, siempre he sido objeto de críticas", dijo Sarkozy al diario Le Parisien, con la misma entonación de voz que su padre, el jefe de Estado. "Cuando uno hace este trabajo es necesario prepararse. Pero yo soy muy determinado, muy motivado y observo que es sobre todo la izquierda la que dispara sobre mí. Son ataques muy parciales. Olvidan rápido y me hacen olvidar que he sido elegido diputado provincial del cantón de Neuilly Sur Seine", se defendió. El precoz Sarkozy, que se casó a los 23 años con Jessica Sebaoun, la heredera de la cadena de los electrodomésticos Darty y será padre en noviembre, se defendió de su ausencia de diplomas. Aseguró que iba de vez en cuando a las clases de la Universidad París I pero que su prioridad es la política. Según él, trabajó hace mucho tiempo en los dossiers de La Defense y ha gerenciado un plan de inversiones de 587 millones de dólares.

La polémica por la eventual designación del joven diputado ha despertado una controversia equivalente al debate que generó el ministro de Cultura, Frederic Mitterrand, ante las acusaciones de pedofilia y turismo sexual, pero sin las mismas adhesiones. El escándalo dio la vuelta al mundo. En China, la TV le dedicó varios minutos a este caso de "nepotismo a la francesa" del "petit Sarkozy", porque los chinos buscan ser uno de los grandes inversores en La Defense.

El premier Francois Fillon recordó que Sarkozy Jr. fue elegido como consejero de la región de los Altos del Sena y tiene legitimidad para ocupar ese cargo. "Lo que cuenta es pasar por el sufragio universal. Lo hemos visto con los hijos de Mitterrand, con la hija de Jacques Delors (la actual líder socialista Martine Aubry) y con la de Jean-Marie Le Pen. El sufragio universal da a cada uno la legitimidad de expresarse", recordó Fillon.

Laurence Parissot, la presidente del Medef, que reúne a los capitanes de la industria, salió a proteger al eventual nominado. "Encuentro formidable que alguien joven y comprometido pueda tener la ambición de dirigir un establecimiento público de esta naturaleza", dijo.

El "petit" Sarkozy ha pasado la primera etapa del proceso de selección para formar parte de la EPAD. Falta otro voto el 23 de octubre en un plenario del consejo general y su suerte se decidirá el 4 de diciembre, en el consejo de administración de la EPAD. Pero en la UMP, el partido oficial, por lo bajo consideran su designación "una falta grave, que asimila a Francia a una república bananera".

Comentá la nota