Acusaciones, ira, y un reclamo que no cesa

Una nueva movilización de la agrupación Mujeres sin Techo al municipio despertó una vieja nueva polémica, a propósito del déficit habitacional y la falta de respuestas por parte de un oficialismo que dilata una respuesta al reclamo concreto que hicieron oportunamente los demandantes.
Más precisamente ayer se concretó una reunión ampliada de la comisión del Concejo Deliberante, en la que se debatía sobre la suerte de la petición de la agrupación formalizada a través de la Banca 21. Básicamente se pidió el otorgamiento de terrenos municipales para poder construir viviendas a quienes no la tienen. Allí fue que ante la presencia de las mujeres, desde el oficialismo se confirmó la que se presumía, la negativa a la petición puesto que consideran más prudente y "justo" un padrón general para que todos aquellos que carecen de una casa propia p...

Una nueva movilización de la agrupación Mujeres sin Techo al municipio despertó una vieja nueva polémica, a propósito del déficit habitacional y la falta de respuestas por parte de un oficialismo que dilata una respuesta al reclamo concreto que hicieron oportunamente los demandantes.

Más precisamente ayer se concretó una reunión ampliada de la comisión del Concejo Deliberante, en la que se debatía sobre la suerte de la petición de la agrupación formalizada a través de la Banca 21. Básicamente se pidió el otorgamiento de terrenos municipales para poder construir viviendas a quienes no la tienen.

Allí fue que ante la presencia de las mujeres, desde el oficialismo se confirmó la que se presumía, la negativa a la petición puesto que consideran más prudente y "justo" un padrón general para que todos aquellos que carecen de una casa propia pudieran inscribirse, más allá de la agrupación. En consecuencia el rechazo explícito derivó en acusaciones, malestar y gritos.

La posición del bloque radical se mantuvo en reconocer la demanda, pero insistir en las gestiones para que el Gobierno provincial como nacional para que los planes federales se concreten tal lo prometido. La oposición legislativa, en tanto, insistió sobre la responsabilidad que la cabe a la comuna, y apuntando sus críticas a la falta de políticas de vivienda más allá de las frustradas gestiones.

Los manifestantes aumentaron en su disgusto a partir de conocer que mientras se le niega la posibilidad, desde Desarrollo Social se entregan terrenos como materiales de construcción, en una clara señal -denunciaron- para desactivar la protesta vecinal organizada.

Para colmo de males, las posturas encontradas entre los ediles reiteró en chicanas y acusaciones cruzadas que poco y nada hacían al meollo de la cuestión planteada por las mujeres, lo que no hizo más que exacerbar los ánimos.

"Se nos faltó el respeto a nuestra inteligencia, a nuestra capacidad de trabajo y organización, nuestra necesidad es ahora y no después del 28 de junio, pero tenemos que olvidarnos de que este gobierno nos de algo porque nos acaban de decir que no se le entrega nada a Mujeres sin Techo", enfurecida salió de la reunión una de las mujeres.

Asimismo, no dejaron de aclarar que a ellas "no nos interesa que la pelea política, esto es una falta de respeto para la ciudad de Tandil".

La ira vecinal desembocó en un fuerte cruce entre las mujeres y el presidente del HCD, Juan Pablo Frolik, que a esas alturas no pudo evitar su incomodidad y se retiró de la reunión hasta que se despejara la ira vecinal.

Entre otras acusaciones, las mujeres presentaron documentación donde se acreditan ordenes de compra, en las que figurarían las entregas de subsidios a particulares para mejorar sus viviendas en terrenos que "no les son propios".

Frolik, mientras tanto, insistía en que no se descartaba la apertura y confección de un registro destinado a efectuar un relevo entre la población que se encuentra en situación de emergencia habitacional, aunque no precisó cuando, lo que generaba más bronca.

Sin mucho más, las partes quedaron enfrentadas por un diálogo trunco que genera precisamente las falta de definiciones. Lo que promete el oficialismo no alcanza a las demandantes que prometieron para hoy una nueva movilización en las puertas del palacio comunal, con la premisa intacta y una descontento creciente como impaciente.

EL COMUNICADO

Tras el fuerte contrapunto vivido en el municipio, la asociación civil Mujeres sin Techo hicieron llegar a esta Redacción su pensamiento, su demanda y, especialmente, haciendo aclaraciones con respecto a algunas versiones y conjeturas montadas a su alrededor, acerca de un interés político partidario en su movilización.

"Mujeres sin Techo es un movimiento apartidario, que recibe a todas las personas que se quieran sumar, que intenta ofrecer una alternativa a un viejo problema de la ciudad, que no discrimina por condición, credo, o ideología, que solamente reclama por un derecho existente para todos los ciudadanos el acceso a una vivienda digna".

Asimismo, detallan que cuentan con profesionales para su organización que esta formado por familias de toda la ciudad.

Subrayan que son "gente que trabaja, que cree que se puede vivir mejor, que piensa en la búsqueda de soluciones, que tiene un proyecto de vida, que sabe que con voluntad y esfuerzo se puede, que solo quiere que se les venda terrenos para poder por autoconstrucción tener su propia casa".

Además, no dejar de mencionar que el movimiento "no va a desaparecer el 29 de junio, porque los derechos y la dignidad no tienen elecciones. Ni pueden ser partidarios. Los mandatarios pasan pero la voz del pueblo seguirá".

Recomendar noticia

Comentá la nota