Acusaciones cruzadas entre el inspector de tránsito y el intendente Flores

Lejos de bajar los decibeles, Carlos Flores aseguró que el agredido fue él. Fue denunciado por el inspector atropellado y desde la comuna posadeña ratificaron todo lo actuado.
Tras la enorme repercusión que tuvo el escándalo de la madrugada del domingo pasado, en que se vio envuelto el intendente de Candelaria, Carlos Flores; ayer fue una jornada en la que hubo intercambio de acusaciones; con el jefe comunal mostrándose como víctima del accionar de los inspectores y éstos ratificando todo lo actuado y denunciado en la Seccional Tercera de Policía.

El intendente reconoció que no llevaba colocado el cinturón de seguridad, pero cambió la escena rotundamente al decir que fue brutalmente golpeado, por alrededor de ocho personas y que presentó denuncia por agresión en la misma seccional en la que él fue denunciado, la Tercera.

Flores manifestó a una emisora capitalina que partió de Candelaria hacia Posadas para asistir a personal de la intendencia que conduce, que habría protagonizado un accidente, tras haber trabajado en la asistencia a un festival folclórico en la Antigua Capital. Expresó ante Radio República que entró a Posadas por Uruguay y que el problema se presentó cuando llegó a Mitre y el control advirtió que no llevaba el cinturón de seguridad puesto.

“Entramos por la avenida Uruguay y al doblar Mitre nos para el control municipal. Se acerca un inspector. Tengo que reconocer que iba sin el cinturón de seguridad, a lo cual, cuando paré me lo coloqué, y el inspector me dijo 'tarde te colocaste el cinturón'. Aunque no sé quién de las personas, porque era de noche. Y me dice 'por el cinturón son 100 pesos, y por el polarizado, otros 100'. Y me reí y me identifiqué como el intendente de Candelaria”.

Pero el inspector que dice haber sido arrollado por Flores, Gustavo Silvero, de 36 años, contradijo estos dichos. “Se nota que ni se acuerda el recorrido. Él no venía por Uruguay, sino que llegó al control por avenida Mitre, desde avenida Corrientes y se encuentra con el operativo” especificó Silvero a El Territorio, luego de salir de las curaciones en un centro asistencial privado.

“Tenés que poner 500 pesos”

Sin embargo, el intendente de Candelaria expresó que se le acercó el jefe del operativo, que este no lo reconoció y que le dijo: “este negro de m… qué va a ser intendente. Si sos intendente, acá tenés que poner 500 pesos”, relató a Radio República. Lo que motivó -siempre en palabras del intendente- que decidiera ir a radicar la denuncia a la Seccional Tercera.

“Me asusté y salí con el auto, voy hasta la avenida Rademacher, bajo a los muchachos y les digo que vayan al hospital o a los sanatorios para ver si tenemos algún empleado municipal internado; que yo me voy a la 3º a hacer la denuncia. Cuando me dirijo por Rademacher, doblo dos cuadras antes, me interceptan los inspectores, aproximadamente ocho eran, entre ellos estaba el señor que me había pegado en la cara, y me piden que me baje del auto. Accedí a bajar y me dicen: 'así que nos vas a denunciar', sí, le digo, y vienen me patean los testículos, me hacen arrodillar, y le da la orden para que me empiezan a pegar entre todos, hasta que llega el patrullero y vamos todos a la Comisaría”.

Aseguró que una vez en la dependencia policial, una médica de la Policía revisó todas las lesiones que tenía. “Golpes en la cabeza, brazo, antebrazo y codo”, describió. Y negó categóricamente que haya arrastrado a una persona con su auto Megane unos 200 metros. “Es imposible eso. Cómo podés llevar así, es una mentira, es imposible. No les habrá quedado otra que argumentar eso. De eso tengo testigos. Al pegarme, muevo mi auto, y este hombre me seguía pegando en la cara, yo no me podía defender porque estaba adentro del auto. Me pegó varias piñas”, afirmó. “Se enojó mucho cuando le dije que no le iba a pagar los 200 pesos. No lo denuncié en ese momento porque eran las 3 ó 4 de la mañana, estaba dolorido, no podía hablar, tenía el labio hinchado. Ahora se me deshinchó. Estaba todo golpeado”, prosiguió.

“Salí del cajón”

Por su parte, el inspector de Tránsito, Gustavo Silvero, ayer estuvo todo el día en el sanatorio. “Salí del cajón, y tengo afectada la cervical, excoriaciones en la cintura, rodilla y codo, además de náuseas que me agarran cada tanto”.

Sobre las acusaciones del intendente expresó que “tengo para la pericia la ropa toda destruida, uno de los testigos más importantes que tengo es el automovilista que casi me atropella cuando me soltó el auto, que lo siguió a él porque me arrastraba”.

Por último manifestó que concurrió a la Tercera a realizar la denuncia y que se encontró con que fue incriminado por Flores. “Que yo lo agredí, si yo estaba todo golpeado. Es una injusticia”, finalizó.

Ratificación de Tránsito de Posadas

La comuna capitalina ratificó que Flores agredió al inspector. Así lo confirmó el director de Tránsito y Transporte de la Municipalidad de Posadas, Héctor Barboza, quien reconfirmó que el intendente de Candelaria Carlos Flores arrastró más de 150 metros a un inspector de tránsito en Mitre y Líbano, el domingo a la madrugada.

“Cuando van a pedirle la documentación, le iban solicitar hacer el test de alcoholemia, (Flores) reinicia la marcha, y uno de los agentes de tránsito que concurre en apoyo del agente que estaba por controlar, en esas circunstancias que reinicia la marcha es embestido su lateral izquierdo con el espejo retrovisor del vehículo, con tanta mala suerte que prácticamente queda enganchado y es arrastrado hasta la calle San Lorenzo, 100 metros más o menos, frena el vehículo y cae al pavimento y queda boca arriba, con un golpe también en la espalda.

Los compañeros lo incorporan, piden asistencia urgente para llevarlo al hospital, con el apoyo del personal policial que acudió inmediatamente al lugar. La persona fue demorada en la Seccional Tercera, en esas circunstancias trasciende la identidad de esta persona”, declaró Barboza.

Comentá la nota