Acupo III: crece la polémica por la demorada entrega de viviendas

En marzo deberían entregarse las últimas 16 casas. "Pero eso seguramente no va a pasar", dijo el dirigente Horacio Babi, que asesora a los preadjudicatarios. Remarcó que "la gente lleva cuatro años esperando". Y reclamó que, si los fondos provinciales no llegan, el Municipio solvente el final de las obras.
La demora en la finalización de las obras del barrio Acupo III sigue generando polémicas. El Municipio anunció el lunes que a mediados de enero elevó una nota al Instituto de la Vivienda de la provincia de Buenos Aires solicitando la terminación de los trabajos, y que reclamó al organismo provincial las obras de cordón cuneta y estabilizado de calles pendientes. Ayer, Horacio Babi, dirigente de la agrupación justicialista Eva Perón, dijo que "los únicos que sufren son los preadjudicatarios, que hace cuatro años siguen esperando sus viviendas".

Explicó que todavía está pendiente la entrega de 16 casas y reclamó que, en caso de no llegar los fondos demorados desde la administración bonaerense, el intendente José Eseverri "debería cumplir con su palabra de hacerlo con dinero de las arcas municipales". Babi anunció que el próximo domingo, en la sede de la Sociedad de Fomento del barrio Sarmiento, se llevará a cabo una nueva reunión con los preadjudicatarios, en la que podrían definir los pasos a seguir.

"En el barrio Acupo III está faltando todavía la terminación de 16 viviendas para completar todo. Actualmente, están trabajando en ocho de ellas, mientras que en las otras ocho no se está haciendo nada", lamentó. El dirigente recordó que "de acuerdo con la última promesa recibida, estas casas se tienen que entregar el 1 de marzo, cosa que veo muy difícil porque no creo que puedan terminar 16 viviendas en lo que queda de febrero".

En el mismo sentido, Babi estimó que "en marzo seguramente nos vamos a encontrar que el barrio no va a estar terminado como se había estipulado. Y el gran problema es que la gente lleva más de cuatro años esperando su vivienda y veremos si las gestiones que buscaremos hacer en el Instituto de la Vivienda logran destrabar el tema".

También analizó el reclamo que el Municipio elevó a la Provincia para el arreglo de las calles del barrio. "Creo que hasta tanto no se solucione el problema, si siguen sin poder ubicar al responsable de Acupo Olavarría como dijeron en el comunicado, el responsable de hacer esas tareas es el Municipio. La gente no tiene la culpa y no tiene por qué resignarse a que en cada lluvia sus casas se inunden", manifestó.

"La gente está reclamando por el arreglo de no más de siete calles, que sólo hay que ponerles un poco de tosca y nivelarlas. El Municipio no puede pasarle la pelota a la Provincia. Tendría que arreglarlas y después reclamar a quién corresponda. Pero la gente así no puede seguir viviendo", enfatizó. "Cuando llueve, esas calles son una laguna. Los vecinos están desesperados, y no hay que dejar de tener en cuenta que si se les mete el agua en la casa, es un peligro para los chicos por las conexiones eléctricas. Y no hay derecho a que les esté pasando eso".

Promesas incumplidas

Entonces se quejó por "el constante manoseo del que han sido objeto los preadjudicatarios en los últimos cuatro años. Con promesas que les entregaban la casa en un mes, después que en otro, y otro... Y resulta que todavía están esperado". Desde su óptica, "acá hay una doble responsabilidad, tanto de quien está a cargo de la construcción con sus demoras, como del Estado, que no realiza los controles pertinentes". Y lanzó que "si el Municipio hubiese supervisado la cuestión en tiempo y forma, esto no hubiese sucedido".

Para Babi, "los únicos que sufren son los preadjudicatarios que mientras esto se prolonga en el tiempo, tienen que seguir pagando alquiler en otro lado. Hace cuatro años que no les entregan sus casas y la desesperación va en aumento".

Cuando detalló el mecanismo de financiación de las obras, el dirigente repasó que "la construcción se realiza con fondos provenientes del Instituto de la Vivienda, que se los entrega a Acupo Olavarría para que ejecute las tareas. Pero el mismo Instituto debe auditar y controlar para que el dinero que envía vaya efectivamente a la construcción de las viviendas del barrio".

Luego remarcó que la situación de los preadjudicatarios que todavía no han recibido sus viviendas "es cada vez peor. Ellos siguen gastando en alquiler, cuando con ese dinero podrían estar haciendo inversiones en sus propias casas. Pero debido a la irresponsabilidad de la entidad intermedia a cargo y de los funcionarios encargados de controlar, hace cuatro años que andan dando vueltas, habiendo pagado ya la totalidad de sus terrenos".

En su análisis, no dudó en afirmar que "aquí el Gobierno tiene que dar el ejemplo y solucionar esta cuestión de una vez por todas". Y por último, Babi anticipó que en la reunión que los preadjudicatarios mantendrán el próximo domingo, "haremos algún planteamiento nuevo, en el que pueden llegar a surgir más opciones. Una de ellas puede ser pedirle al Intendente Municipal que cumpla con su palabra: él había dicho que si el Acupo III no se terminaba con fondos provinciales, se iba a terminar con fondos municipales. Y creo que si en marzo no se entregan estas viviendas prometidas, habrá llegado el momento de cumplir con ese compromiso", cerró.

Comentá la nota