El acuñismo copó la campaña

Ocupa todos los espacios de propaganda disponibles mientras el resto espera llegar al piso
Si fuera por la cantidad de afiches pegados y por la propaganda gráfica distribuida entre los vecinos, la elección en Hurlingham parecería estar definida: el único que hace campaña en los sentidos mencionados es el intendente Luis Acuña, con sus «hechos». No porque los demás no quieran sino porque no pueden: como nunca antes, cada espacio libre en paredes, carteles o columnas es ocupado por los afiches que pegan los numerosos equipos de pegatina que puso en marcha el jefe comunal.

Hasta las dependencias municipales y estatales como el Microestadio, el Anses, etc., cuentan con mesas en las que, además de los padrones, tienen material propagandístico que militantes y empleados municipales distribuyen entre quienes se acercan.

Sin embargo, a horas del acto eleccionario, pocas personas pueden saber a través de esos medios que el candidato a primer concejal por el FJV-PJ es el hijo del intendente, Fabricio Acuña, y no el propio Luis Emilio, quien ha encarado la campaña como si la de su primogénito fuese una candidatura testimonial con la que intenta plebiscitar su propia gestión. De hecho, aún no es seguro que Fabricio asuma una banca en diciembre próximo.

Los demás, mientras tanto, hacen lo que pueden. Bajo idéntico parámetro, la Unión-Pro que lleva como candidatos a concejales a Rodrigo Álvarez (hijo de Juanjo), José Palacios y Romina Fernández, parece ir en segundo lugar, con una fuerte campaña concentrada en publicidad en los medios y donde se pueda, en los pocos espacios o momentos que el oficialismo deja libres. Desde esa fuerza, no obstante, confían en dar pelea por el liderazgo cuando se abran las urnas, el domingo por la noche.

Aunque diversas fuentes han asegurado que el intendente y sus allegados están «tranquilos» con relación al resultado electoral, la proliferación de afiches no puede asegurar una victoria holgada, con guarismos aún superiores a los de la lista de diputados nacionales encabezada por Néstor Kirchner y Daniel Scioli. Sin embargo, confían en que los «hechos» realizados y en curso de realización, atraigan los votos necesarios para conservar la mayoría en el Concejo.

Es que no sólo los justicialistas disidentes traccionarán votos tradicionales del peronismo hurlinguense. La Coalición Cívica, con Andrés Escudero, Lililana Cividino y Marcelo Suárez Nelson a la cabeza de la lista de concejales, espera atraer las simpatías de un sector del peronismo gracias a las adhesiones de algunos referentes de segunda línea que quedaron afuera del armado oficial o no oficial.

En contra, los seguidores de Lilita Carrió y Margarita Stolbizer tienen a los radicales que pusieron en pie la «colectora» del Acuerdo Cívico y Social que lleva al radical Diego Benavídez como primer candidato a concejal, y que en los hechos podría quitarles una parte importante de los votos necesarios para agrandar el bloque, que al momento cuenta con dos bancas.

Pero son los votos del defeccionado vecinalismo, que en las últimas elecciones promediaron el 10%, por los que la CC apuesta, especialmente con la candidatura del actual concejal Suárez Nelson. Una partida en la que también hay otro apostador: el Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella, que pretende quedarse con esos votos gracias a las simpatías ganadas entre el núcleo directivo de Integración Vecinal.

Con Adrián Eslaiman a la cabeza de los concejales, seguido por Mónica López y Cristina Sáenz, los sabbatelistas esperan debutar en Hurlingham superando el piso del 10% necesario para meter al menos un edil en el Concejo Deliberante, «lo que las encuestas ya nos dan», según aseguran desde esa fuerza.

Más abajo pero con el mismo empeño de siempre, están los del Partido Obrero –primera fuerza de izquierda del distrito–, que lleva al delegado general (ATE) del INTA Castelar José Luis Perea y a la obrera metalúrgica Estela Ramazoti como primeros candidatos a concejales, quienes esperan mejorar las performances electorales anteriores con su consigna «que la crisis la paguen los capitalistas y no los trabajadores».

Otras fuerzas políticas que se presentan son el el cobista Partido Consenso Popular, con el radical Gerardo Sazn Martín a la cabeza; además de otras fuerzas de izquierda como el PTS y el MST

Comentá la nota