Acuña Kunz: "No hay una manzana que no tenga un paciente con un tumor maligno"

Infoglaciar - Los estudios que mostraron la presencia de aromáticos hidrocarburados policíclicos en las napas freáticas de Cañadón Quintal, Meseta Espinosa, de donde se capta el 50 % de agua potable para Caleta Olivia, no fueron tenidos en cuenta en el 2007. Desde ese momento no hubo más estudios que los de las empresas petroleras. El ex diputado advierte el gran índice de cáncer en la ciudad petrolera, e insta a que por lo menos se intente descartar las causas de ese alto porcentaje.
Tal como también lo había advertido el concejal Prades la semana pasada, y como fue en su momento una temática que estuvo en boca de la opinión pública y de los medios de comunicación, la problemática del agua en la ciudad petrolífera de Caleta Olivia no es sólo de abastecimiento, si no que las dudas acerca de su potabilidad también dan y dieron que hablar.

Las empresas continúan trabajando en la zona de Meseta Espinosa, mientras los pozos de captación de agua potable en algunos casos, según lo informó el ex diputado, no están a más de 50 metros de distancia de las perforaciones, no respetando márgenes de seguridad internacionales.

El abastecimiento de agua en zona norte proviene en un 50 % de Comodoro Rivadavia, un acueducto que capta agua del lago Musters, pero que estaría en muy malas condiciones, ya que "cada dos por tres se rompe y está continuamente en reparación", dijo Acuña Kunz, mientras que el otro 50 % tiene su fuente en la Meseta Espinosa, Cañadón Quintal, cercana a la localidad de Caleta Olivia y sitio en donde también explotan las petroleras.

En este sentido el ex legislador por el radicalismo comentó que "hice un estudio muy exhaustivo de manera personal, yo mismo fui a buscar las muestras, y encontramos que dentro de aquellos valores en Cañadón Quintar había un grado determinado de contaminación con policíclicos aromáticos hidro-carburados", componentes que no se manifiestan de ningún modo si no es con un minucioso estudio de esas muestras.

Esos resultados fueron verificados en Buenos Aires en un laboratorio privado, ya que "en aquella época era muy complicado poder conversar esto con el señor Barletta", entonces "llevamos a Buenos Aires tres muestras de Cañadón Quintal y dos muestras de la zona de Koluel Kaike a un laboratorio privado".

Posteriormente a los estudios realizados por el entonces diputado nacional Juan Acuña Kunz, no hubo iniciativas de seguir de manera continua sacando muestras y analizándolas. Actualmente "siguen captando agua de la zona", informó, agregando que en varias oportunidades "encontré que equipos de perforación no estaban a más de 50 o 60 metros de las captaciones del pozo, lo cual por una cuestión de índices de seguridad internacional tengo entendido que tienen que estar a más de 150 metros de las perforaciones petroleras".

Oídos sordos

El ex diputado dijo que todas estas cuestiones "nunca me las escucharon, con la importancia que tienen", en tanto que "no hay una manzana en esta ciudad que no tenga un paciente con un tumor maligno", en este marco "no estoy en condiciones de afirmar que se trata del agua, sí digo que es una cuestión que habría que por lo menos intentar descartar".

En este mismo orden de cosas, al ser consultado sobre los lugares en donde presentó los estudios, dijo que además de hacer una presentación formal en Servicios Públicos en su momento, también "hice una denuncia penal en Puerto Deseado". Lejos de alejarse de la problemática el ex diputado dijo que continuará trabajando con esta preocupante temática en zona norte.

Comentá la nota