Acuerdos y especulaciones en la interna del PJ

Las críticas a la gestión de Graciela Rosso juntan, una vez más, al ex intendente y la ex legisladora. Hay acuerdo para rechazarle el presupuesto, aunque sólo Susana Haurié sigue los mandatos de su jefa política.
Después de meses de alejamiento total, los sectores que responden al ex intendente Miguel Ángel Prince, electo concejal, y la ex legisladora María Inés Fernández vuelven a trabar coincidencias.

El punto de acuerdo se centra en las críticas al presupuesto 2009 que está en estudio dentro del Concejo Deliberante y para ello tanto Prince como Humberto Guibaud suelen encontrarse por las noches para analizar los detalles de la administración de Graciela Rosso y sellar acciones conjuntas.

El primer paso de ese acuerdo quedaría expuesto cuando se vote el presupuesto 2009. El princismo está cerrando filas en su bancada detrás de la votación por la negativa y pretende que el bloque Unión Celeste y Blanco haga lo mismo. Sin embargo, en la bancada que nació bajo el ala de María Inés Fernández hay un fuerte clima de ruptura.

Las diferencias comenzaron hace tiempo, cuando Fernández admitió públicamente que había diálogo con Prince. Y se incrementó cuando no dudó en cursar invitaciones para unos cursos de formación en los que suele dar cátedra el ex jefe comunal.

Los concejales Pablo Tonini y Jorge Artero dejaron de tener una relación fluida con su madrastra política y ese deterioro llegó a su punto culmine la semana pasada, cuando su compañera Susana Haurié salió a respaldar las promesas del titular de la firma Curtarsa y generó el rechazo masivo de vecinos de Jáuregui y alrededores.

Fernández se comunicó con los ediles de su bloque y les pidió que salieran a apoyar públicamente los dichos de Haurié pero la negativa fue rotunda. "Que salga a decir que se equivocó y punto", coincidieron Tonini y Artero.

En cambio, donde le dijeron que estudiarían qué podían hacer fue en el bloque presidido por Domingo Faro.

Lo cierto es que hoy por hoy, Haurié es la única dentro del Concejo que responde ciegamente a los mandatos y vaivenes políticos de María Inés Fernández y su marido.

Hay especulaciones de cara al futuro inmediato, porque cabe recordar que dentro de un mes asumen los concejales electos en junio. La bancada de Faro y el poder en las sombras de Fernández, intentan lograr el consenso necesario para que Prince tome las riendas de la Presidencia del cuerpo deliberativo. Y ante esa posibilidad, cualquier traspié en la administración de Rosso lo depositaría al líder carismático en el sillón que lo obsesiona: la Intendencia.

Por el contrario, Tonini, Artero, el oficialismo y el bloque presidido por Ariel Notta no estarían de acuerdo con esa maniobra y buscarían ratificar a Hernán Mosca en la Presidencia o en todo caso postular a Luis Vanín, entregando la Secretaría a Artero, quien no tendría intenciones de regresar a la Subsecretaría de Trabajo.

Comentá la nota