Acuerdos y disidencias

La oposición rechazó el cuadro de recursos y gastos pero votó la Tarifaria.Hubo fuertes cruces entre ediles de la mayoría y la minoría
Acuerdos y disidencias caracterizaron la sesión ordinaria de ayer en la Casona de Pereira y Domínguez. La Tarifaria encontró consensos. El Presupuesto dividió las aguas.

Las dos normas elementales del año 2009 para el Ejecutivo fueron sancionadas finalmente en segunda lectura, pero se diferenciaron en la cantidad de votos obtenidos.

El cuadro de Recursos y Gastos por un total de 188 millones (la mitad con dinero de la Nación y la provincia) sólo encontró respaldo en la bancada oficialista presidida por Carlos De Falco.

Más allá de las explicaciones de la contadora Daniela Lucarelli, los bloques de la Democracia Cristiana y del Frente Cívico y Social no levantaron la mano para acompañar un presupuesto que consideraron “demasiado inclinado a la obra pública” y “con falta de políticas sociales activas”.

Desde el inicio de la sesión, a media mañana, quedaron plasmadas las diferencias.

Lucarelli tomó la posta para fundamentar el Presupuesto 2009 y habló de “un mundo cambiante y hostil que hace muy difícil la previsión”.

La edil del accastellismo recurrió al principio económico de la escasez para explicar la “difícil” tarea de “distribuir justamente los recursos insuficientes”.

“Tenemos que atender todas las demandas posibles y se debe jerarquizar. Se tomaron los criterios más eficientes”, explicó la mujer para justificar las partidas plasmadas en un cuadro que tiene proyectadas grandes obras como el aeropuerto, el puente con Villa Nueva, los desagües pluviales y la planta depuradora, entre otras cosas.

“Una deuda creciente”

El titular del Frente Cívico y Social, Miguel Zandrino, salió a fundamentar el voto negativo de su bloque. “Estamos orgullosos de la ciudad pujante y moderna en el aspecto urbanístico, pero tenemos una creciente deuda. Necesitamos políticas sociales activas para prevenir las consecuencias de la exclusión”.

Zandrino marcó “el aumento significativo” en obras y la falta de un vigoroso plan de viviendas.

Por la Democracia Cristiana tomó el micrófono Rosa Cámpora. La concejala apuntó a los fondos destinados a Desarrollo Urbano. “Toda la obra pública está sujeta a la buena voluntad de la Nación y la provincia”, expresó.

Luego, enumeró el aumento en varias partidas y marcó “la mínima suma” (dos millones) que le dieron a los barrios.

En ese momento hubo cruces fuertes entre ediles del oficialismo y de la Democracia Cristiana.

Con la Tarifaria hubo acuerdo, excepto en un punto que fijó la tarifa del estacionamiento medido en $1,50, pero todas las manos se levantaron para sancionar la ordenanza que tiene un incremento de las tasas que calificaron de “moderado”.

La ratificación del decreto para registrar la propiedad (ubicada frente la Parroquia de Lourdes) a nombre del municipio y donarla a la provincia para el jardín del barrio Ameghino fue otro de los temas tratados ayer en la Casona de Pereira y Domínguez.

Finalmente, ratificaron el convenio firmado con la Sedronar para la prevención de adicciones.

Comentá la nota