Acuerdo petrolero impone fuertes obligaciones a provincia y Sindicato

Con una multa gremial, y el reconocimiento por parte de las empresas del pago de los días caídos, al 10 de septiembre, pero con un giro de 180º en las relaciones que signarán futuros conflictos, terminó ayer en su día 19 el paro de los trabajadores petroleros. En adelante, si hacen paro, con el compromiso del Sindicato deberá garantizar guardias mínimas, continuidad del trabajo de los equipos, normal provisión de hidrocarburos, y libre circulación en los yacimientos, y ya no podrán exigir el pago de días caídos.
Con una sanción gremial del orden de los 350 mil pesos por incumplir la conciliación obligatoria fijada por el Ministerio de Trabajo de la Nación, y la imposición a las empresas del pago de los salarios caídos por el conflicto, terminó ayer en el día 19 de paro, el conflicto petrolero, según los términos de la resolución firmada a las 14.30 ante la viceministra de Trabajo de la Nación, Noemí Rial, entre el Sindicato del Petróleo y Gas Privado y las operadoras petroleras: YPF, PAE, Chevron, Petrobras, ENAP Sipetrol y Occidental Argentina.

En cuanto a la multa gremial, el Sindicato solicitó que sea abonada con los fondos que le pudieran corresponder por futuras contribuciones extraordinarias en concepto del artículo 23 del Convenio Colectivo de Trabajo de la actividad, que las empresas deberán depositar en una cuenta del Banco de la Nación Argentina, hasta su cancelación.

A su vez, las empresas firmantes del acuerdo deberán instruir a sus contratistas a dejar sin efecto los telegramas de despido cursados durante la vigencia del conflicto "a efectos del restablecimiento de la relación laboral".

El acuerdo alcanzado también determina, respecto del pago de los días caídos, que "consecuencia de lo avanzado del mes y el tiempo que demanda la instrumentación de la liquidación de haberes, fijar un plazo hasta el 10 de septiembre para la regularización del pago ordenado".

Mientras que para futuros conflictos, el Sindicato se obliga a mantener guardias mínimas, la normal provisión de hidrocarburos, la continuidad del trabajo de los equipos de perforación y terminación, y la circulación libre por las vías de acceso a los yacimientos.

Y en materia salarial, el Sindicato también se obliga a que en los casos de medidas de acción directa que implique la falta de prestación de las tareas laborales por parte de los trabajadores "cualquiera fuera su naturaleza y origen, implicará indefectiblemente, la no percepción de conceptos vinculados a paz social, así como el descuento del total de los salarios, y los beneficios de vianda, ayuda alimentaria y horas de viaje correspondientes a los días no trabajados, como asimismo, los adicionales no convencionales, en caso de su existencia", esto es que no podrá reclamar el pago de los días caídos.

También quedó expresamente fijado como obligación para el Gobierno provincial, con el compromiso y la colaboración del Sindicato, que en el caso de ser interrumpida la operatoria normal por medidas de acción directa, "a instrumentar todos los procedimientos de emergencia requeridos a efectos de garantizar la recepción y el transporte ininterrumpible bajo el sistema open-access (acceso abierto) de los hidrocarburos líquidos de las empresas productoras firmantes, a través de los oleoductos, como así también, todas las medidas necesarias a efectos de garantizar la normal operatoria de las terminales de despacho de hidrocarburos". Como así también, "a brindar todo el apoyo necesario para remediar los efectos de contingencias ambientales que se hubieran ocasionado".

El secretario de Trabajo, Raúl Santibáñez, quien firmó el acuerdo en representación de la provincia, aseguró que "fue un arreglo muy dificultoso, porque han ido modificando cada una de las partes sus posiciones, respecto a cómo se resolvían normal y habitualmente este tipo de situaciones conflictivas".

La autoridad laboral provincial hizo notar que "históricamente" en todo conflicto lo primero que se negociaban eran los días caídos, mientras que esta vez dijo, "se giró 180º sobre esa situación, y esto hizo muy difícil arribar a un acuerdo, y alguna intransigencia de la operadora más importante ponía en duda y en vilo este acuerdo".

"Afortunadamente se pudo llegar a este acuerdo", dijo Santibáñez, "como Gobierno de la provincia y como secretario de Trabajo, sobre todo porque había una cosa que nos preocupaba mucho, más allá de los días caídos, eran los telegramas de despido que habían mandado algunas empresas en el sur, y más aún en el norte".

El funcionario confió por LU 12 Radio Río Gallegos que "esa era una de las tareas específicas que tenía encomendada, y que fue bien receptada por parte de las cámaras, después de largas y tensas horas de discusión y debate", mientras que "el Ministerio, en función de cómo cada una de las partes se fue posicionando, instrumentó una resolución que es muy importante".

Dentro de este giro de 180º en las condiciones para futuros conflictos, Santibáñez precisó que de esta forma Santa Cruz quedó en iguales condiciones a las que estaban ya Neuquén y Chubut, habiendo incorporado estas obligaciones dentro de sus convenios colectivos de trabajo.

Para el funcionario, "era necesario comenzar a darnos una discusión desde el Estado a las operadoras en un proceso que sea más armónico y obviamente, donde el resultado para la provincia sea siempre el más beneficioso.

Santibáñez consideró que "los compañeros petroleros tendrán mucha responsabilidad en esta situación, de cómo se va a ir avanzando y mejorando significativamente, a partir de lo acordado, la relación laboral, y cómo zanjar un conflicto, cuando se presente".

El funcionario aclaró que "sin el acompañamiento de funcionarios del Gobierno nacional y de la Cartera del ministro Julio De Vido, hubiera sido mucho más dificultoso llegar a un acuerdo", y también resaltó "la madurez y responsabilidad" gremial, al aceptar una penalización por parte del Ministerio de Trabajo "que no tiene antecedentes".

Santibáñez dijo que por las pérdidas económicas para la provincia, "quedó comprometido en las gestiones con las operadoras sentarnos a charlar, para que a futuro el impacto sea mínimo y para mejorar los niveles de producción".

Comentá la nota