Sin acuerdo opositor sobre lo que debe hacer la Bicameral

Sin acuerdo opositor sobre lo que debe hacer la Bicameral
La primera línea de la UCR sostiene que la opinión de la comisión ya no es necesaria.
Fueron electos en junio por la misma lista opositora, pero anoche asumieron posturas antagónicas sobre la actitud que debe tomar la Bicameral encargada de expedirse sobre la remoción de Martín Redrado. La jefa del bloque de diputados de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, coincidió con el Gobierno en que la comisión debe completar su tarea y emitir dictamen sobre la actuación del renunciante titular del Central. En cambio, el número dos de la bancada radical, Ricardo Gil Lavedra, opinó lo contrario. "La cuestión se ha transformado en abstracta, pues qué sentido tiene aconsejar la remoción o no de alguien que ha manifestado su voluntad de renunciar", afirmó la principal espada de la UCR en materia jurídica.

A la posición de Carrió adhirió uno de los referentes del peronismo disidente, Francisco de Narváez. La de Gil Lavedra fue respaldada por el jefe de la bancada de senadores de su partido, Gerardo Morales, y por el titular del bloque de diputados de PRO, Federico Pinedo. Con todo, existió coincidencia entres todos los referentes de la oposición en ponerse del lado de Redrado en cuanto a las críticas que formuló durante su discurso de renuncia contra las actitudes adoptadas por el Gobierno en aspectos de política económica e institucional.

"Fueron correctas las declaraciones de Redrado y efectivamente hubo un atropello institucional sin precedentes", argumentó Carrió, quien mantuvo contacto permanente con el representante de su fuerza en la Bicameral, Alfonso Prat Gay. "Igualmente se tiene que reunir la Comisión Bicameral para que pueda dar cuenta de ese atropello", alegó.

La velocidad y el énfasis con los que la líder de la Coalición Cívica salió a emitir su posición fue interpretada desde el radicalismo -su socio electoral en el marco del Acuerdo Cívico- como un intento de exigir que su máximo adversario en escenario opositor, el vicepresidente Julio Cobos, revele su juego en el caso Redrado luego de la fuerte presión del Gobierno que lo acusó de estar alentando un plan "destituyente".

En guardia frente a esa jugada, desde el cobismo advirtieron anoche que el mendocino aún no tiene posición definitiva y que podría revisar la opinión que en principio estaba más tentado de adoptar, adhiriendo al pedido de Cristina para no entorpecer el andamiaje económico del Gobierno.

Morales buscó cambiar el eje del debate que tiene por delante la Bicameral y la exhortó a "investigar la responsabilidad del resto del directorio respecto de su actuación, especialmente avalando la manipulación de datos del INDEC". Y opinó que "Redrado alivia con su renuncia las consecuencias de la irracionalidad del Gobierno". Para Gil Lavedra, la actitud de Redrado ayudará a "solucionar un galimatías jurídico".

Por su lado, De Narváez sostuvo que la Bicameral "debe continuar con su trabajo y dar a conocer los fundamentos de su decisión", indicando que "es importante que podamos entender qué es lo que pasó en esta discusión generada por el uso de las reservas del Banco Central".

Para Pinedo, con su renuncia Redrado "evitó que lo echen y fue buena su actitud para defender la independencia del Banco Central". Explicó que "es un gesto importante, porque si aceptaba ser desplazado por el decreto de Cristina dejaría en evidencia que el Central depende del Gobierno y daría argumento a los fondos buitres".

Al mismo tiempo, el jefe de los diputados de PRO consideró "ridículo" que el Poder Ejecutivo haya decidido no aceptarle la renuncia a Redrado. Y advirtió que "con esos gestos el Gobierno le da argumentos a los fondos buitres para que justifiquen el pedido de embargo de los fondos del Central".

En ese sentido, el senador y jefe de la UCR, Ernesto Sanz, le recomendó al Gobierno que "acepte la renuncia y no cometa una chiquilinada". Y a tono con la opinión de buena parte de su partido, dijo que con la decisión de Redrado "se cierra un capítulo" en el conflicto.

Comentá la nota