Acuerdo de mínima para que nadie rompa

Las cuatro entidades buscan el apoyo de los bloques opositores para obtener en el Congreso lo que no podrán lograr en las negociaciones con el Gobierno: bajar el nivel de las retenciones a la soja, al menos a los pequeños productores.
El adelanto de las elecciones cambió el eje del debate político para la oposición, que pensaba instaurar esta semana el tema de las retenciones en el Congreso. Así y todo, no descartan realizar una sesión especial este jueves donde tratarían un proyecto consensuado entre las diferentes bancadas opositoras (UCR, PRO, Coalición Cívica, Frejuli, Unión Peronista y el socialismo). Luego de tres semanas de deliberaciones, la llamada bancada rural acordó una iniciativa que establece cero retenciones a los productores que cosechen hasta 1000 toneladas de soja, 2400 de trigo, 700 de girasol y 2400 de maíz. Por encima de esas toneladas, la soja tributaría un 25 por ciento, el trigo, girasol y maíz un 20 por ciento. La Mesa de Enlace había presentado objeciones a un borrador del proyecto, que establecía una alícuota para la oleaginosa del 27 por ciento y un límite de 1500 toneladas para el trigo. Por su parte, De Angeli amenazó con volver a las rutas si el oficialismo no da quórum.

Por los pasillos del Congreso no se habla de otra cosa que del nuevo calendario electoral. Antes de la conferencia de prensa de la oposición donde anunció su rechazo al proyecto de adelantar las elecciones para junio, la bancada rural se encontró para intentar firmar el proyecto común sobre retenciones. El macrista Cristian Gribaudo, el radical Pedro Morini y el de la Coalición Cívica Francisco Ferro se reunieron para dar las puntadas finales al proyecto. “¿No será mucho cero retenciones para las primeras 1000 toneladas de soja?”, se preguntó Morini al comienzo de la reunión. Tal pregunta –que no era retórica– tuvo su correlato en la lentitud para dar el visto bueno por parte de la Mesa de Enlace.

Tras un llamado a Daniel Pellegrina, asesor de la Sociedad Rural, la oposición se mostró disconforme con la indecisión de la Mesa de Enlace. “Sigamos para adelante, no puede ser que ellos nos quieran marcar la cancha a nosotros”, expresó a sus pares Morini, luego de la charla con los técnicos de la Mesa de Enlace. Confederaciones Rurales fue la entidad que ayer más se opuso a la iniciativa de la oposición. Luego de sus presiones, lograron llevar la alícuota para la soja de 27 al 25 por ciento. “Son unos reaccionarios”, indicó a este diario un director de la Federación Agraria, quien admitió que si el Ejecutivo tuviese un poco más de cintura política, la Mesa de Enlace ya estaría disuelta.

La oposición sigue convencida de que el proyecto que presenten tiene que tener un fuerte impacto político de rechazo al Gobierno para luego discutir la letra chica de las medidas. La sesión especial será convocada para pasado mañana, un día después de que se vote la iniciativa del Ejecutivo para adelantar las elecciones. La bancada rural cree que el tema retenciones deberá ser tratado esta semana “sí o sí”, para evitar que quede enfrascado en el armado de fórmulas de cara a las elecciones.

El proyecto de ley que presentarán también prevé la creación de una comisión bicameral con el objeto de realizar un seguimiento de la aplicación de la normativa, y seguir de cerca la relación entre las entidades agropecuarias y el Ejecutivo. Además se aclara que dicha ley será sólo para esta campaña.

“Basta de jugar a las escondidas”, reclamó ayer De Angeli, y exhortó al kirchnerismo a dar quórum en la sesión especial. El ruralista de Entre Ríos le dijo al radical Morini que él mismo se encargaría de “dialogar” con los legisladores opositores que pertenecen a las diferentes provincias para que asistan el jueves. Desde el oficialismo en Diputados no hay intenciones de abrir la discusión sobre el tema retenciones. “Las entidades agropecuarias ya perdieron consenso”, señaló a este diario un asesor del kirchnerista Gustavo Marconato, quien aclaró que no piensan darle quórum a la oposición.

Algunos funcionarios del Ejecutivo estuvieron dialogando con dirigentes de la Federación Agraria sobre un proyecto de retenciones segmentadas impulsado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. “La intención es dividir a las entidades”, analizaban desde la FAA, aunque si tal proyecto existiera, “los federados se bajarían de la Mesa de Enlace”, reconoció a este diario un dirigente de la entidad.

Comentá la nota