Acuerdo a medias

Después de otra extensa reunión, esta vez en ARBA, el gobierno bonaerense y la Mesa de Enlace provincial acordaron cambios respecto al polémico impuesto Inmobiliario Rural. Pero la Federación Agraria firmó en disidencia y sus representantes expresaron que no era lo que esperaban

La segunda en dos días. Ayer por la mañana se volvieron a reunir representantes del gobierno de la Provincia con la Mesa de Enlace bonaerense (Sociedad Rural, Carbap, Federación Agraria y Coninagro). Como lo habían anunciado el jueves, la sede para este encuentro fueron las oficinas de la Agencia de Recaudación Bonaerense (ARBA). La reunión comenzó a las 9 y después de casi seis horas de negociaciones finalmente se llegó a un acuerdo, aunque con varias disconformidades.

"No nos fuimos conformes", le dijo a Hoy el representante de la Federación Agraria, Jorge Solmi. Y agregó: "El campo no está en condiciones de pagar esos montos", en referencia a lo acordado.

Solmi se explayó y le dijo a este diario que esto "va a afectar la producción de maíz y trigo" y, a su vez, advirtió que los "productores no van a tomar bien el acuerdo".

Antes, frente a los medios, el dirigente rural explicó la disidencia de la entidad. "Vinimos ofreciendo lo que podíamos dar de aumento al impuesto que era del 20% en virtud de que hay una situación crítica en la producción nacional a raíz de cuestiones climatológicas y políticas, esta temporada".

"Veíamos que no estaban dadas las condiciones para un aumento. En ese sentido -señaló- hicimos el esfuerzo de contribuir con un 20% pero desafortunadamente no hemos logrado consensuar en esa cifra y ésa es la observación que hacíamos al acta".

Por otro lado, Solmi le dijo a este diario que se fueron "conformes con la actitud (del gobierno provincial) de haber dialogado", aunque fue una "lástima el momento elegido". "Debió ser antes del lanzamiento del impuesto", sentenció el dirigente.

Al finalizar la reunión, el titular de ARBA, Rafael Perelmiter, había afirmado que desde el punto de vista del impacto fiscal, la Provincia ha resignado parte del pacto fiscal, "de 170 bajamos a 155 millones y si se afecta el artículo 26, vamos a bajar más". Y agregó: "No es poco lo que se ha resignado por parte de la Provincia".

Según trascendió, la Mesa de Enlace provincial y ARBA acordaron que el impuesto Inmobiliario Rural -que se aplicará por zonas- tendrá como techo de aumento un 39% y como piso un 20% para la zona de cría (Cuenca del Salado) y la exención para los 13 municipios del sudoeste afectados por la sequía. Eso sí, no aplicable sobre el revalúo de las tierras de 2005, sino al de 2003 que es anterior a éste.

Los representantes de Sociedad Rural, Coninagro y Carbap, de algún modo, se mostraron conformes con los resultados de la reunión. Cada entidad con distinto grado, claro está.

En conversación con Hoy, el director de la Sociedad Rural provincial, Abel Guerrieri, sostuvo que fue "una reunión muy positiva y nos vamos conformes". Después de un repaso sobre los puntos acordados, el dirigente rural se fue con estas palabras: "Hemos acordado".

Por el lado de Coninagro, su representante, Mario Raiteri, explicó que "el cambio implica dividir la Provincia en 5 zonas (A, B, C, D, E) y allí aplicar un incremento promedio del 35%". "También hemos llegado a algunos puntos de coincidencia que tienen que ver con clarificar qué es lo qué se va a gravar y qué no", añadió.

Algo para tener en cuenta es que Raiteri también dijo que "fue una negociación que se dio con la espada de Damocles sobre la cabeza de los productores, se negoció desde una posición de desventaja lo mejor que se pudo".

Cabe destacar que, en esta ocasión, Carbap se hizo presente, dado que ayer -en la reunión con el ministro de Asuntos Agrarios, Ariel Franetovich, pegó el faltazo.

Comentá la nota