Acuerdo en Honduras: el Congreso discute la restitución de Zelaya

Lo hará en consulta con la Corte. La semana próxima asume un gobierno de unidad. No es claro cuándo volvería al poder el líder derrocado. El pacto apunta a preservar el comicio del 29 de noviembre que corría el riesgo de no ser reconocido.
Un acuerdo elogiado por todos, pero que parece lejos aún de solucionar la crisis política que el país vive desde junio, se firmó ayer a la madrugada en Honduras, entre el presidente derrocado Manuel Zelaya y el gobierno de facto que encabeza Roberto Micheletti. Ahora el Congreso, aunque previa consulta con la Corte, será el que retrotraiga la situación al 28 de junio, el día del golpe, y eventualmente restituya al líder derrocado. Pero no hay fechas ni certezas absolutas, en tanto las elecciones presidenciales están llamadas para dentro de 29 días. El acuerdo apunta casi de modo excluyente a preservar esos comicios que EE.UU. incluso amenazaba con desconocer si no se solucionaba la cuestión institucional.

Sí se sabe que la semana entrante, posiblemente el jueves, asumirá un gobierno de unidad nacional cuya composición tampoco fue detallada, según el informe que dio el representante de la OEA Víctor Rico. Seguidores de Zelaya se mostraron satisfechos pero ayer mismo marcharon al Congreso para presionar por una solución urgente: que él vuelva a presidir el país lo antes posible. Juan Barahona, un líder de la Resistencia, expresó su "satisfacción principalmente con la restitución de Zelaya, aunque conlleva la renuncia a la Constituyente". Aludía a que la reforma constitucional, también muy poco clara que buscaba Zelaya, quedó olvidada.

El presidente derrocado en junio, expulsado del país y regresado el 21 de septiembre en sigilio para refugiarse en la embajada de Brasil, donde aún está, sostuvo ayer que el reconocimiento de la situación institucional previa al 28 de junio es "el retorno de la paz al país", y se mostró confiado en lograr la "reconciliación nacional".

Armando Aguilar, negociador de Micheletti, dijo que el Congreso deberá además pedir opinión a la Corte Suprema.

"El Congreso Nacional tomará la decisión de restituir o no al depuesto presidente Manuel Zelaya, conforme lo que establece la Constitución y las leyes hondureñas", dijo a su vez el presidente del Congreso, Alfredo Saavedra, poniendo entre paréntesis el rereso al poder del líder derrocado. Y Micheletti dijo que apoyó "esta propuesta para lograr lo más rápidamente posible un acuerdo final", pero luego aseguró que esperaba "persecución política" de parte de Zelaya y sus seguidores. Micheletti, que ayer dejó Tegucigalpa, no quiere que él retome el poder antes del 29 de noviembre. Por lo que se traatría de un retorno simbólico de Zelaya.

El arreglo se produjo al final de una visita de tres días de una delegación estadounidense que encabezó el hombre de la administración Obama para Latinoamérica, Thomas Shanon, quien ayer señaló "el tema que va a ser más provocador y el que más atención tendremos que prestar" será la restitución. "La implementación de este acuerdo va a ser complicado y va a requerir la colaboración de la comunidad internacional", advirtió, antes de reclamar que la resitutución, previo consentimiento del Congreso, "no es algo que pueda demorarse mucho". El jueves había dicho que si no reponían a Zelaya "sería difícil" que el mundo reconociera las elecciones.

Su jefa inmediata, la secretaria de Estado Hillary Clinton, se mostró felíz: "Quiero congratularme con el pueblo de Honduras, con el presidente y con el señor Micheletti por este histórico acuerdo".

También hubo elogios en Europa, Brasil, México y otros países latinoamericanos, y desde la Organización de Estados Americanos, que todo este tiempo buscó una negociación, su titular José Insulza indicó que Zelaya y Micheletti dieron una "apreciable muestra de flexibilidad y de sentido patriótico".

Reivindicó el rol de la OEA y sus miembros como vital "para ayudar a caminar al diálogo", pero advirtió que el trabajo del organismo interamericano "no se acaba... aquí, porque aún es necesario recorrer más camino hasta que Honduras pueda regresar a la normalidad democrática e institucional". El país está suspendido de la entidad tras el golpe de junio.

Comentá la nota