El acuerdo con ATE hizo estallar el conflicto con médicos y enfermeros

El gremio de la Sanidad dispuso tres días de paro y el sindicato de los profesionales ratificó otras 48 horas de huelga esta semana. Por esto, los hospitales y centros de salud estarán paralizados el miércoles y jueves.

El gobierno de Celso Jaque consiguió el viernes un trabajoso entendimiento con la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) que descomprimió el frente gremial más duro de conflicto, pero que hizo estallar y potenció otros en el sector de la salud. Por lo tanto, los 22 hospitales y 310 centros de salud de la red sanitaria mendocina seguirán siendo escenario de los mayores conflictos salariales de la provincia.

El congreso provincial de ATSA aprobó ayer la realización de tres días de medidas de fuerza (miércoles, jueves y sábado) y una movilización denominada "Marcha Blanca de la Sanidad" para el próximo miércoles 6 de mayo.

"No queremos sumas en negro porque desfinancian el sistema previsional y la obra social", admitió ayer el titular de ATSA, Juan Carlos Navarro. El plan de lucha se sumará así al que ratificó Ampros, el gremio de los profesionales médicos, que ya tiene dispuesto un paro sin asistencia a los lugares de trabajo para este miércoles y jueves.

Ambos gremios descartan la huelga continua como metodología de lucha, pero demuestran ser contundentes cuando deciden parar. Ahora, están organizando una conferencia de prensa conjunta en la que -se estima- desconocerán lo acordado por ATE para el personal de la salud.

Es que ATSA reclama la condición de "gremio mayoritario" entre los no profesionales y Ampros hace lo propio entre los profesionales, al tiempo que desconocen lo que pueda haber acordado el Ejecutivo "con un sindicato minoritario". Al mismo tiempo, acusan al Gobierno de haber incurrido en una "actitud desleal" al "soslayar a los gremios mayoritarios" de ese entendimiento.

Desde ATE, su titular, Raquel Blas, aclaró que "lo que se estableció en el acta del acuerdo del viernes pasado es sólo un piso a partir del cual se comenzará a negociar en el sector de la salud". Y consideró que está abierta la discusión de mejoras a ese piso tanto en el sector no profesional como en el profesional.

En ese sentido, Blas subraya que quedó sentado el compromiso de una audiencia -en los próximos diez días- para los no profesionales y de una convocatoria a una reunión salarial este miércoles, para los profesionales.

Desde Ampros, la secretaria general, Isabel Del Pópolo, aseguró no haber recibido ninguna comunicación "sobre una reactivación de la comisión salarial", al tiempo que desde ATE Blas destacó que "el Gobierno debe convocar a Ampros porque así corresponde". Y el ministro de Gobierno, Mario Adaro, dice -sin hacer mención expresa de los gremios- que van "a retomar el diálogo con los profesionales".

Primero de mayo

La evolución del conflicto salarial en la salud origina que durante el discurso del gobernador Celso Jaque, el próximo viernes 1° de mayo, la Legislatura recibirá una movilización del propio ATE, con sectores internos disconformes y parte de la propia conducción no convencida del todo del acuerdo que se aprobó por sólo cuatro votos en la asamblea de delegados. Es posible que Ampros también haga presente su reclamo en la Legislatura. En tanto, la decisión de ATSA dejó el discurso del Gobernador en el medio de días de paro de la Sanidad.

No obstante, el propio Navarro admitió la posibilidad de una suspensión de la medida de fuerza "únicamente si el propio Gobernador lo solicita con el compromiso de un diálogo salarial concreto". ATSA reclama 400 pesos de aumento en el ítem mayor carga horaria.

"El pago de sumas en negro que acordó ATE es un golpe para la OSEP", enfatizó Navarro, y propone negociar con la Nación un diferimiento de los pagos de las cargas sociales del Estado provincial para posibilitar el pago en blanco.

"Ratificamos nuestro pedido de aumento salarial al margen del pago de la deuda por el Convenio Colectivo de los profesionales", reitera Del Pópolo desde Ampros. Y el gobierno continúa considerando que el aumento para los profesionales médicos "es el reconocimiento total del Convenio del sector".

Hasta el momento, esta gruesa diferencia entre las partes ha impedido avanzar en la discusión salarial de los 4.400 médicos, fonoaudiólogos, bioquímicos, odontólogos, psicólogos, trabajadores sociales, kinesiólogos, obstétricos, psicopedagogos, veterinarios y nutricionistas que trabajan en el Estado provincial.

Esta discusión también se presenta dura y -por el momento- el sistema de salud de la provincia seguirá siendo escenario no sólo de pujas salariales, sino intergremiales. Todo apunta a que recrudezca el histórico enfrentamiento entre ATE y ATSA, ya que lo que apoya uno rechaza el otro. Es el caso de la ley de carrera de enfermería -que propicia ATE- y del Convenio Colectivo, que tiene firmado ATSA.

Comentá la nota