El acuerdo con el Fondo todavía debe esperar

El acuerdo con el Fondo todavía debe esperar
Boudou dejó en duda la posibilidad de que el Gobierno acepte la revisión del Fondo, como prevé el estatuto del organismo.
El ministro de Economía, Amado Boudou, reiteró ayer que hubo avances en la relación con el Fondo Monetario, pero no acuerdos. El funcionario aseguró al arribar a la Argentina que "no hubo ningún resultado formal" durante la reunión que mantuvo el martes con el director gerente del Fondo, Dominique Strauss-Kahn. De todos modos, fuentes oficiales reconocieron que existieron coincidencias entre la posición argentina y la del organismo. "El FMI está mejor predispuesto a ceder espacio, porque entiende el daño que le hizo al país en otros tiempos", dijo a Página/12 la fuente, que integró al comitiva. Por su parte, Boudou dejó en duda la posibilidad de una revisión al país como establece el artículo IV de la entidad multilateral de créditos. Por último, ratificó que el 7 de noviembre se reunirá en Escocia con Strauss-Kahn, en la cumbre de ministros de Hacienda y Finanzas del G-20.

No bien arribó a Ezeiza, volvió a ser consultado acerca de algún tipo de acuerdo con el Fondo. El ministro reiteró entonces las declaraciones que hizo antes de salir de Estambul: "No hubo ningún resultado formal". Boudou aseguró que se analizó durante el encuentro con Strauss-Kahn "lo que podría ser un artículo IV para la Argentina". El organismo manifestó que pretende volver a las revisiones periódicas al país. Pero la relación será "estrictamente técnica", según explicó. La posición que llevó a Estambul la comitiva argentina hizo hincapié en que estas revisiones y los futuros informes que haga la entidad no contengan señalamientos políticos o de medidas económicas. El ministro recordó que la relación entre el país y el organismo es "bastante negra".

"Primero, no está decidido si va a haber o no –revisión–, y segundo, cómo sería", dijo Boudou. Tras su arribo al país se reunió con la presidenta Cristina Fernández, para analizar el resultado de las negociaciones encaradas por la delegación. "El error está en conjeturar que se iba sólo en búsqueda de un acuerdo o de misión negociadora. Hubo coincidencias en que el acercamiento no implique esa relación que se dio en el pasado; sin críticas", explicó a este diario la fuente. La primera semana del mes próximo, nuevamente Boudou se reunirá con Strauss-Kahn. Voceros de la Casa de Gobierno insistieron en que la postura es firme: "No se aceptarán condiciones" a la política económica.

El Gobierno pretende pactar un acercamiento concreto con el Fondo con el objetivo de conseguir respaldo a las negociaciones con los países acreedores del Club de París, por unos 7750 millones de dólares y con los bonistas que quedaron fuera del canje de 2005. Respecto de este último punto, el ministro aseguró que todavía no existe una propuesta concreta para presentar a los holdouts. "No es una decisión tomada; se está trabajando en una propuesta", afirmó. De todos modos, adelantó que "no sería un acuerdo", sino una "oferta". "Una oferta peor (de la realizada en el anterior canje de deuda), es decir, con condiciones todavía más ventajosas para la Argentina", destacó Boudou. Precisamente, el hecho de que la propuesta sea menos ventajosa para los holdouts de la que fue en el 2005 responde a las exigencias del acuerdo de ese momento.

El titular de Hacienda reconoció que en Estambul también tuvo contactos con algunos representantes de países que integran el Club de París. "Estamos trabajando para hacer algo, pero siempre que sea beneficioso para nuestro país", se limitó a decir el funcionario. Tal como explicó, el país intenta "cerrar capítulos viejos de temas pendientes de la República Argentina".

A pesar de no existir nada en "concreto", los holdouts ya celebraban por adelantado un posible acuerdo y propuesta para sus tenencias. "Restablecer relaciones normales con el FMI es parte del proceso para resolver las deudas con el Club de París. El tema crítico es resolver las obligaciones contraídas con aquellos que rechazaron la reestructuración en 2005", opinó Robert Shapiro, copresidente de Argentina Task Force, una asociación de tenedores de bonos argentinos en Estados Unidos. "Hemos visto un progreso significativo en resoluciones con algunos de los tenedores. Esas son noticias alentadoras", agregó Shapiro. Boudou aseguró cuando asumió que lanzaría antes de fin de este año una oferta para esos bonistas y otra para arreglar la deuda con el Club de París. La reunión del G-20, en Escocia, podría ser un buen escenario para cerrar con sus pares condiciones para una propuesta a los acreedores.

Comentá la nota