Acuerdo entre EEUU y China para evitar nuevos incidentes navales

Acuerdo entre EEUU y China para evitar nuevos incidentes navales
China y Estados Unidos apostaron a reducir el malestar en sus relaciones bilaterales aprovechando una visita del canciller chino a Washington, tras un incidente naval y un aumento de la tensión por la situación en el Tíbet.
"Ambos acordamos que deberíamos trabajar para evitar que tales incidentes vuelvan a ocurrir en el futuro", dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton, a periodistas, tras dos horas de conversación con el ministro chino de Relaciones Exteriores, Yang Jiechi, tres días después del incidente que enfrentó a las marinas de ambos países frente a las costas chinas.

A propósito de Corea del Norte, Estados Unidos y China están "unidos" para oponerse a cualquier lanzamiento de misiles por parte de los norcoreanos y se pusieron de acuerdo en discutir una respuesta conjunta en caso de ser necesario, informó Clinton.

Pero los contenciosos bilaterales, sin embargo, no habían desaparecido.

Clinton, acusada de haber sido débil respecto al tema de los derechos humanos durante su reciente visita a Pekín, aseguró que el compromiso de la administración Obama en ese ámbito no ofrecía "ninguna duda".

Poco después del fin de las conversaciones entre ambos, la Cámara de Representantes aprobó casi por unanimidad una resolución de apoyo al Tíbet en ocasión del 50 aniversario del levantamiento contra la ocupación china, que provocó la partida al exilio del Dalai Lama.

Este aniversario provocó el martes manifestaciones en todo el mundo, en tanto China advirtió al Congreso estadounidense contra su proyecto de resolución que "llama a un esfuerzo multilateral sostenido para aportar una solución duradera y pacífica al problema del Tíbet".

El departamento de Estado también expresó su "profunda preocupación" respecto a los derechos humanos en el Tíbet y urgió a China a "rever" su política en la región.

En respuesta, China advirtió a Estados Unidos que sus "acusaciones gratuitas" sobre el Tíbet podrían deteriorar sus relaciones.

La administración Obama dice que quiere una relación "constructiva" con China. Hillary Clinton realizó su primera gira al extranjero por Asia a fines de febrero.

Pero en ese contexto, Estados Unidos denunció el lunes que cinco barcos chinos habían "hostigado" a un barco militar estadounidense el domingo, el "USNS Impeccable", conminándole a abandonar la zona, en costas del Mar de China Meridional.

Estados Unidos protestó por este incidente y exigió al gobierno chino que respete el derecho internacional, subrayando que la presencia de ese buque en el sudeste asiático no tenía nada de anormal.

Según el director de Inteligencia estadounidense, Dennis Blair, este incidente militar es el más grave entre ambos países desde 2001, cuando a comienzos del gobierno de Bush un caza chino y un avión espía estadounidense chocaron en vuelo.

La maniobra de los barcos chinos constituye un "primer test" para Barack Obama, opinó el lunes el representante republicano Mark Kirk.

Yang también se reunirá en Washington con el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, uno de los pocos miembros de la administración que habla chino, en momentos en que China y Estados Unidos -gigantes económicos- se necesitan mutuamente para resistir la crisis financiera mundial.

Además, será recibido el jueves por Obama, que se reunirá por primera vez con su par chino, Hu Jin tao, a principios de abril en el marco de la cumbre del G-20 en Londres, dedicada a la crisis económica mundial.

Comentá la nota