¿Y si el acuerdo es entre Daniel Scioli y Francisco de Narváez?

"Con Néstor Kirchner no vamos ni a la esquina". La frase con la que Francisco de Narváez trató de despegarse del oficialismo durante el último fin de semana, aventó otro rumor que empezó a ganar fuerza en las últimas horas: La posibilidad de un acuerdo, ya no con el titular del Partido, el ex presidente Néstor Kirchner –como denuncian radicales y cívicos- sino con la principal espada del oficialismo en la Provincia, el gobernador Daniel Scioli.
De uno y otro lado minimizan al nivel de operación esa versión que empieza a tomar cuerpo dentro del PJ bonaerense. Pero hay argumentos sólidos, por acción y proyección, que le dan sustento.

Ya casi nadie duda que frente a la complicada elección que afrontará Carlos Rautemann en Santa Fe y la sectaria y reducida aceptación de Mauricio Macri dentro del peronismo –más su inexistente armado por fuera de los límites de Capital Federal- Daniel Scioli se perfila cómo el má presidenciable para el 2011. ¿Y en ese caso, quién será el candidato a "gobernador" por el peronismo que no supo, o no quiso, construir al sucesor del actual mandatario?. Ahí, justamente, ‘cierra’ el empresario colombiano que precisamente por su nacionalidad tiene un techo a sus aspiraciones de ocupar cargos electivos, la Gobernación bonaerense.

Cuidadosos, en la gobernación evitan opinar sobre la hipótesis, pero dentro del PJ disidente, particularmente en el denarvaísmo, la columna vertebral de ese espacio, no ven con malos ojos la posibilidad de una eventual campaña electoral, dentro de dos años, con Scioli-Presidente, de Narváez-Gobernador. ¿Y si Scioli está, como muchos especulan, eligiendo 'su' candidato a gobernador para el próximo período, post-kirchnerista?.

¿Y qué hay con las acusaciones de los últimos días de Daniel Scioli contra el ex dueño de Casa Tía y su sobreactuada defensa del Acuerdo Cívico y Social y de sus candidatos?

Muchos creen que tras la acusación de Kirchner que victimizó a de Narváez en el marco de la causa por el tráfico de efedrina y lo hizo crecer en las encuestas, cualquier ataque contra el empresario, por el motivo que sea, lejos de restarle votos, polariza aún más la elección. Fácil, si el oficialismo concentra su mayor atención en atacar al PJ disidente, mientras defiende al Acuerdo Cívico y Social, cuál de las dos opciones representa, a ojos de la sociedad, al "verdadero" enemigo al que hay que apoyar para ejecutar el voto "castigo" contra el oficialismo kirchnerista?

Hay más. ¿Ciertamente, el oficialismo perjudica a Francisco de Narváez cuando deja trascender las reuniones secretas con figuras como Osvaldo Mércuri con los máximos referentes del sciolismo, como Alberto Pérez?. Hay quienes creen que lejos de restarle votos a favor del Acuerdo Cívico y Social, ‘descontaminan’ al empresario, justamente, de las figuras que él mismo eligió para ‘no mostrar’ en su espacio. ¿En qué le puede molestar a de Narváez que Osvaldo Mércuri se muestre conversando con el sciolismo si él mismo vetó en su momento su participación en las listas de Unión-Pro".

En ese marco, en las últimas horas se profundizaron las reuniones en la gobernación bonaerense con algunos de los principales referentes del espacio de Francisco de Narváez, aunque todo hace pensar que serán oficializadas recién después del domingo que viene.

Comentá la nota