El Acuerdo Cívico y Social cierra su campaña con el último aliento

Con actos en la ciudad y en la provincia, el frente que integran los radicales y la CC intentó reducir la sangría de votos que señalan las encuestas. Carrió dijo que está "tranquila" y prometió un "triunfo" en todo el país.
Enfrentó al auditorio con toda su decisión. "Miren mi rostro, miren mi tranquilidad y estén felices. Vamos a tener un gran triunfo con el Acuerdo Cívico en todo el país", disparó Elisa Carrió en el acto que marcó el cierre de la campaña porteña de su espacio, el mismo armado que la postula como tercera candidata a diputada. Su voz, sin embargo, no llevaba la convicción necesaria para levantar al auditorio. No por casualidad, hace unos días había admitido que, por el avance que las encuestas le atribuyen a Fernando "Pino" Solanas, es probable que no ingrese a la Cámara baja.

En su última exhortación al electorado porteño, la líder de la Coalición Cívica reivindicó a sus candidatos y también a su estrategia electoral, esa que la impulsó a recorrer el país apoyando todos los frentes electorales en los que confluyó con el radicalismo y con el socialismo para enfrentar al kirchnerismo, el demonio a vencer en el actual escenario político. Después de recordarles a los porteños que la Revolución de Mayo en 1810 había impulsado un grito liberador no sólo para los habitantes de la ciudad sino también para el resto del país, Carrió justificó no haber puesto todo el acento en la campaña porteña para trabajar en la construcción de una fuerza nacional que pueda llegar al gobierno nacional en 2011. "Cómo podría ser yo tan egoísta para especular con mi situación personal", dijo para explicar la estrategia elegida en esta elección.

Comentá la nota