Sin acuerdo por las bases, avanzan en discutir sobre la seguridad regional

Colombia evitó las condenas directas a su pacto con EE.UU. Garantizan que no amenazarán a terceros. Sin pedido a Obama.
Pese a que no hubo resultados espectaculares, la cumbre presidencial extraordinaria de Unasur acordó ayer fortalecer a la región como zona de paz y garantizar que la presencia de fuerzas militares extranjeras no amenace la soberanía de terceros ni la seguridad del subcontinente, aligerando un poco las tensiones por el acuerdo militar entre Colombia y EE.UU.

En 15 días habrá una reunión de cancilleres que buscará definiciones más concretas sobre éste y otros temas.

En las más de siete horas de debate en Bariloche quedaron en expuestas las diferentes políticas de seguridad de cada nación sudamericana, los cruces entre Correa y Uribe por la actividad de las FARC en la frontera, la posición más conservadora de Perú y Chile. Y el debate pendiente sobre la compra de armas que Brasil, Venezuela y Chile encabezan en Sudamérica quedó relegado a un segundo plano.

Sí fue evidetnte la desconfianza generalizada sobre la estratégica presencia militar que tendrá Estados Unidos en al menos siete bases militares colombianas, cerca de Venezuela, Ecuador, la Amazonia y una de las zonas más ricas en petróleo y recursos acuíferos, entre otros.

La presidenta Cristina Fernández Fernández, convocó a "fijar una doctrina en torno a cómo la Unasur va a tratar en el futuro la instalación de bases en cualquiera de nuestros territorios". "Hoy se va a tratar el tema de las bases en Colombia, mañana quizá otro país ", afirmó.

Hubo un cruce intenso de declaraciones entre los mandatarios, a quienes les costó llegar a un consenso mínimo sobre el documento final, en el que Colombia logró que no hubiera una condena explícita a su acuerdo ni la obligación de brindar "garantías jurídicas" como pedía Brasil.

Los detalles del convenio tampoco fueron divulgados a los líderes de Argentina, Bolivia, Brasil,Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela y Surinam.

Cuando el duro debate parecía hacer naufragar la cumbre, la presidenta agentina reencauzó la reunión, al advertir que no sería "bueno" que no hubiese conclusiones, para lo cual hicieron un breve paréntesis en el que los cancilleres el texto final.

El documento de Bariloche incluyó finalmente una reafirmación de que "la presencia de fuerzas militares extranjeras no puede, con sus medios y recursos vinculados a objetivos propios, amenazar la soberanía e integridad de cualquier nación suramericana y en consecuencia la paz y seguridad en la región".

En este marco, los mandatarios acordaron convocar al Consejo de Defensa para analizar "el texto sobre ´Estrategia suramericana. Libro Blanco, Comando de Movilidad Aérea´", que según reveló el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fue publicado a principios de año por EE.UU. y que según Uribe es sólo un texto académico accesible en internet.

Las conclusiones deberán ser elevadas al Consejo de Jefes de Estado "a fin de considerar cursos de acción a seguir", luego de que los presidentes de Ecuador, Brasil, Venezuela y Bolivia coincidieron en la necesidad de debatir con el presidente Barack Obama la estrategia política y militar de Washington en la región.

Cristina y Rafael Correa explicaron luego en conferencia de prensa que la Unasur esperará el informe para luego pedir una reunión con el presidente de los EEUU. "Con el resultado del informe del Consejo de Seguridad de la Unasur, vamos a tener una certeza de carácter técnico. No podemos hablar con Obama sin conocer de qué se trata el acuerdo", argumentó la mandataria.

Respecto del documento, uno de los puntos que dejó conforme a Uribe fue el que reafirma el compromiso a "fortalecer la lucha y cooperación contra el terrorismo y la delincuencia transnacional organizada y sus delitos conexos", entre ellos "el narcotráfico, el tráfico de armas pequeñas y ligeras ", una redacción en línea con el discurso de Uribe. (ver aparte "puntos de acuerdo")

Con el mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, más contenido que en otras reuniones, Uribe y Correa protagonizaron el mayor contrapunto (ver aparte)

La presión de Uribe forzó a que la reunión fuera en directo. Para Lula fue causa de la falta de resultados, mientras que Correa destacó que "nunca ha habido una discusión tan franca sobre la presencia de militares extranjeros en la región". (DyN/DPA/AP)

Comentá la nota