"Un acuerdo por Aerolíneas favorecería la relación entre la Argentina y España"

En una entrevista con Weekend, el embajador de España, Rafael Estrella, pide un marco jurídico más previsible para los negocios, asegura que una normalización de la relación del país con los mercados internacionales ayudará a recuperar la confianza externa y dice que las tarifas deben equiparse con las del resto de la región para atraer la inversión.
Rafael Estrella lleva dos años y medio como embajador del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero en la Argentina. En ese lapso -que en política suele ser una eternidad-, le tocó lidiar con varias de las turbulencias que, durante los últimos tiempos, zarandearon el vínculo entre la Argentina y España, casi, sin respiro. Y hay que admitir que, como piloto de tormentas, a Estrella no le ha ido tan mal. De hecho, sus habilidades de diplomático le permitieron mantener a flote la relación bilateral, a pesar del remanido conflicto por las tarifas, las idas y vueltas por la venta de parte de Repsol-YPF al grupo Eskenazi, la estatización de las AFJP ( que hizo caer estrepitosamente la Bolsa de Madrid), y la todavía inconclusa expropiación a Marsans de Aerolíneas Argentinas. Sin embargo, como buen político y diplomático que es, Estrella asegura no tener ninguna habilidad especial para haber logrado salir airoso en esas lides, nada menos que frente al gobierno de los Kirchner, en quienes no ve -si se le pregunta- "ninguna singularidad" que los diferencie de otros gobernantes. Una afirmación, claro, que bien podría refutar su antecesor, Carmelo Angulo Barturen que, con apenas dos años de gestión, tuvo que regresar a Madrid, según dicen las malas lenguas, por un pedido explícito de remoción del entonces presidente Néstor Kirchner a su colega Zapatero.

z La relación entre la Argentina y España ha tenido en el último tiempo altas y bajas. ¿Cómo está hoy ese vínculo?

- En una relación intensa siempre existe algún tipo de desacuerdo. Y la relación entre la Argentina y España tiene una intensidad y una profundidad que no tiene parangón en las relaciones de España con otros países y, me atrevo a decir, de la Argentina con otros países. La relación está en un muy buen momento. Yo desde luego soy ambicioso y creo que tenemos que hacer más cosas juntos y dar un gran salto hacia un futuro común.

z El año pasado hubo cortocircuitos en la relación, en especial por la expropiación de Aerolíneas. ¿Sigue siendo obstáculo para que la relación fluya?

- No. Son desacuerdos que se producen en la relación. Está claro que en el caso de Aerolíneas tuvimos un desacuerdo y está ahora esperando que el gobierno argentino, junto con Marsans y Airbus, puedan llegar a un acuerdo. Eso permitiría eliminar de la agenda un tema en el que no tenemos aún acuerdo.

z La designación de Recalde, un hombre cercano a Moyano, cayó mal en el grupo Marsans. ¿Cómo lo tomó el gobierno español?

- No es una cuestión en la que el gobierno español opine o deje de opinar. Ahora mismo hay una expropiación que no está formalizada y hay una negociación que permitiría encontrar una solución satisfactoria para todas las partes. Eso favorecería la relación entre la Argentina y España.

z Recalde dice que los españoles vaciaron la empresa...

- No tengo nada que responder, debe responder la empresa. Ese tipo de acusaciones son apropiadas para llevarlas a los tribunales.

z Aerolíneas tuvo el mes pasado, con la gestión estatal, pérdidas record. ¿Cómo lo ve?

- Las aerolíneas en todo el mundo están teniendo dificultades, pero en el caso concreto de Aerolíneas, no sé cuáles son los elementos de esas pérdidas. Para mí, lo importante es que en el contencioso que se produjo entre una empresa de capital español y el gobierno argentino, donde lógicamente España siempre apoya a las empresas españolas, lo que queremos es que se encuentre una solución que satisfaga a todas las partes. Y se está trabajando en esa dirección.

z ¿Y en el tema tarifas? ¿Cómo vio la decisión del gobierno de dar marcha atrás con los aumentos?

- En tarifas no hay un problema con las empresas españolas. Hay situaciones del mercado regulado que afectan a todas las empresas que están en ese sector. En algunos de los casos son empresas de capital español, pero no es un problema con las empresas españolas. No hay un problema que se diga que "los españoles están enfadados por..." La decisión del Gobierno ha sido frenar su decisión anterior que tenía que ver con los subsidios. Imagino que habrá un marco tarifario revisado donde se corrijan errores que haya podido haber. Lo importante es que la Argentina sea un país que actúe en esos ámbitos de manera similar a los países de su entorno. Eso ofrece atractivos para la inversión. Había una excepcionalidad que estaba justificada por la crisis de 2001-2002. Las empresas están colaborando, me consta, para establecer segmentaciones en los niveles de ingresos. Creo que eso es una dirección correcta.

z Que ha generado bastante ruido por excesivos ajustes...

-Sí, pero yo solo tengo que guiarme o puedo hablar por los objetivos políticos. Y el objetivo político de transparentar los precios y acercarnos a los costes reales de los servicios, de que los costes sean equivalentes a los de los países de la región con capacidad adquisitiva equiparable, y que al mismo tiempo haya mecanismos de protección para los más desprotegidos, creo que eso tiene una lógica.

z ¿Se quejan las empresas españolas por la falta de seguridad jurídica en la Argentina?

- Yo creo que hay un marco de seguridad jurídica que tiene elementos de excepcionalidad. Tiene un problema para atraer la inversión y es que no termina de ser un marco estable y previsible. Eso lo hemos hablado muchas veces con el gobierno argentino. Hay una voluntad, explicitada por el ministro De Vido, de avanzar precisamente hacia ese marco estable y previsible, hacia una plena inserción de la Argentina en los mercados internacionales. Estamos viendo signos positivos por parte del ministro de Economía. Esto es muy importante porque es lo que permite garantizar inversiones con un coste que sea razonable y equiparable a los de la inversión con los otros países de la región.

z ¿La rentabilidad de las empresas españolas sigue siendo tan buena como fue alguna vez?

- La rentabilidad ha tenido un momento en que ha sido cercana a cero o a lo negativo. Lo que han hecho las empresas españolas ha sido acompañar en los momentos más difíciles los sacrificios del pueblo argentino con sacrificios propios. Y han tenido un compromiso con la Argentina de permanencia. En esto me siento orgulloso: no se marcharon, optaron por quedarse y hacer sacrificios. Y por mantener, en la mayoría de los casos, inversiones para que la prestación siguiera teniendo una calidad necesaria. Ese ha sido el proceso a lo largo de los últimos cuatro o cinco años y son empresas que están dispuestas ahora también a mantener el compromiso para mejorar el servicio.

z ¿Cómo ve la gestión del grupo Eskenazi en Respol-YPF?

- El acuerdo de Respol en YPF es muy importante porque supone la entrada de capital local, argentino, en una participación importante, el 15%, con una opción de compra que llevaría a un aumento y, además, el grupo Eskenazi ha asumido la gestión política de la empresa. Y creo que lo están haciendo con una dedicación y una relación de confianza y lealtad mutua muy importante y positiva también para los usuarios y los trabajadores de la empresa. Ese acuerdo tuvo en su momento una gran virtud y es que Respol eligió libremente su socio y que la negociación entre ambos se hizo sin ningún tipo de interferencia política.

z Hubo sospechas de interferencia oficial...

- No, no hubo ninguna interferencia política en el proceso de negociación entre Repsol y el Grupo Petersen. Negociaron libremente, la referencia del valor de las acciones estaba muy clara, se fijaba por el valor en Bolsa. Estuvo muy claro que no era un acuerdo que estuviese contaminado por influencias u objetivos políticos.

z Hoy se habla del ingreso de empresas chinas en Repsol-YPF.¿Significa que los españoles están en retirada?

- Se puede mirar así, pero también se puede ver con otra mirada: la de una empresa como Repsol que quiere ampliar sus horizontes y que está buscando socios importantes en mercados con una gran capacidad de crecimiento. Y eso supone trabajar juntos con lo que hoy puede ser una de las mayores petroleras del mundo. Eso no es una retirada de Repsol, es una operación con una dirección geopolítica mucho más ambiciosa.

z Se lo pregunto de modo más general. España fue el primer inversor en la Argentina y hoy ya la supera los Estados Unidos...

- En los últimos cinco años, en promedio, España sigue siendo el primer inversor. Las empresas que están presentes en la Argentina están haciendo inversiones de reposición, de mantenimiento, de mejores equipos que sitúan a España, según las estadísticas del gobierno argentino, como el primer inversor en los últimos cinco años.

z Pero no se ve la llegada de nuevas inversiones españolas como sí llegan a Brasil o al Uruguay. ¿Dejó der ser atractiva la Argentina para España?

- Las condiciones para inversión en la Argentina, hablando desde el punto de vista de la financiación, no son fáciles. Los intereses son muy altos. La empresa que, en momentos como el actual, invierte en el exterior tiene una mirada mucho más selectiva, busca inversiones, no dé mayor rentabilidad, pero sí de unos ciertos elementos de seguridad, de garantía en cuanto a la financiación, en cuanto a las potencialidades del mercado, en cuanto al posicionamiento de la empresa. Hay mercados en los que las empresas españolas no estaban y están teniendo alguna entrada, por lo tanto son inversiones muy jóvenes. Lo estamos viendo, por ejemplo, en Colombia, en Perú, en Brasil.

z ¿Hay factores políticos que desalientan aquí la inversión?

- Yo no creo que los factores políticos desalienten la inversión. En todo caso, lo que alienta o desalienta es si hay un marco estable y previsible para esa inversión.

z ¿Qué falta para llegar a tener ese marco?

- Creo que las empresas están valorando algunos signos que se dan, en el sentido de retorno de la Argentina a los mercados internacionales, la posibilidad de un acuerdo con el Club de París. El gobierno español, desde el momento en que el gobierno argentino anunció su intención de arreglar con el Club de París, expresó su apoyo sin condiciones de acompañar ese objetivo. Me parece muy importante, esos son los aspectos que devuelven la confianza en un país. La Argentina en 2001-2002 perdió la confianza internacional y se le mira con lupa y con un nivel de exigencia mayor que a otros países y eventualmente es injusto. Pero es la realidad. Pasos que vienen en la dirección de una normalización de la relación de la Argentina con los mercados financieros internacionales, el tema de los holdouts, sin duda, contribuirían a cambiar totalmente el panorama porque hay una voluntad de los países, primero de España, de acreditar esa normalización definitiva y la existencia de un marco previsible para las inversiones.

z El año próximo España y Argentina coincidirán en la presidencia de la Unión Europea y del Mercosur. ¿Habrá acuerdo comercial entre los bloques?

- El año que viene tenemos casi una confluencia astral. El acuerdo UE-Mercosur quedó trabado en 2004. Compartimos argentinos y españoles que este es el momento de retomar y dar impulso nuevamente a ese acuerdo. Vamos a trabajar a ver si fuera posible firmarlo durante esa presidencia compartida. z we

Blogger y fan del teatro argentino

La riqueza cultural que ofrece la ciudad de Buenos Aires y, sobre todo, su cartelera teatral, son la debilidad oculta de Rafael Estrella. El embajador español cuenta que, al menos dos veces por semana, se escapa de su rutina diplomática para ir al teatro. "La verdad es que tiene una calidad excepcional que es muy difícil encontrarla en Europa. Solo la equipararía a la cartelera de Nueva York", asegura, con inocultable entusiasmo.

Su otra pasión, no tan oculta, está en la web. Estrella fue el primer diputado español (PSOE) en abrir una página en internet (en 1996) y en crear un blog. Más aún; en febrero de 2006 hizo punta al hacer públicos su patrimonio y sus ingresos en la red. Eso sí, hoy Estrella confiesa que a su blog lo tiene "un poquito abandonado". "Es muy difícil encontrar una identidad para un blog que nació como un blog político y que, por razones obvias, yo no puedo escribir de política española. Estaría fuera de lugar porque represento a todos los españoles aquí". ¿Y de política argentina? "Sería una intromisión que no corresponde".

Comentá la nota