Acuerdan en todo, menos en el regreso de Zelaya

Enviados del presidente depuesto y del mandatario de facto acordaron que no habrá amnistía ni moratoria para las elecciones. El miércoles sigue la negociación.
Zelayistas y golpistas avanzaron "en un 90%" en la búsqueda de una salida pacífica a la crisis política que vive Honduras desde el pasado 28 de junio cuando un golpe de Estado derrocó al gobierno constitucional. En la tarde de este martes, las partes firmaron coincidencias en Tegucigalpa sobre otros siete puntos del Acuerdo de San José, a través de los cuales pactaron que no habrá amnistía ni moratoria a las elecciones.

Vilma Morales, la ex presidente de la Corte Suprema de Justicia y actual representante del gobierno del golpista Roberto Micheletti, informó que este miércoles a las 9 hora local (12 de Argentina) se negociarán los puntos más sensibles del conflicto: la amnistía y la restitución de Manuel Zelaya.

Morales pidió que no se impongan plazos a la comisión y consideró que "poner presión y un techo no nos ayudan a mantener la serenidad sobre la que estamos trabajando. Si nos dejan trabajar, si nos ayudan a mantener la serenidad en el diálogo, vamos a caminar por los derroteros que Honduras se merece", declaró.

Zelaya había manifestado este mediodía que el diálogo de las últimas horas iba a ser "decisivo" para que el presidente de facto lo restituya en la presidencia debido a la fuerte presión de la comunidad internacional. Además, señaló que "si llegamos a las elecciones sin un arreglo, lo que pasará es que se va a profundizar la crisis, será un gobierno débil, espurio, la comunidad internacional va a continuar el aislamiento a menos que decidan entregar a los tribunales de justicia internacional a los golpistas".

"Todo lo que hasta ahora se ha avanzado, lo hemos aceptado para concluir pacíficamente mi mandato el 27 de enero, son los elementos del contexto, la comunidad internacional me está apoyando en darle una lección a los golpistas", afirmó Zelaya, quien también reveló no tener confianza: "Considero que lo que va a pasar es que el régimen golpista se va a negar a acatar la resolución de la OEA y la comunidad internacional".

En tanto, el secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), señaló desde Washington que se "han ventilado distintas propuestas, pero no hay todavía un camino claro de por dónde va la solución. Circulan ideas de distintos plazos para el retorno del presidente, que van desde intransigencia completa hasta la búsqueda de un acomodo".

La semana pasada, durante las primeras jornadas de diálogo, zelayistas y golpistas acordaron la creación de un gobierno de unidad y reconciliación, de dos comisiones que supervisen el cumplimiento de lo acordado y la renuncia a la amnistía por los delitos que pudiesen haberse cometido antes, durante y después del 28 de junio.

Esta mañana, tras las primeras horas de negociación renunció el dirigente sindical Juan Barahona, uno de los representantes zelayistas en la mesa de diálogo, al no estar de acuerdo con uno de los puntos acordados, que hacía referencia a la negativa del presidente depuesto de realizar una Asamblea Constituyente.

Barahona, que fue inmediatamente reemplazado por el abogado Rodil Rivera, aclaró que su salida no significa una ruptura del Frente de Resistencia contra el Golpe de Estado, del cual es dirigente con Zelaya. "No renunciamos a la Constituyente, pero no se rompe la relación entre el frente de resistencia y el presidente Zelaya, por quien seguiremos luchando para que sea restituido", aseguró.

PIDEN SANCIONES PARA LOS FINANCISTAS DEL GOLPE. La canciller del gobierno de Zelaya, Patricia Rodas, pidió desde Nueva York que la Casa Blanca aplique "sanciones directas" contra "los grupos de exportadores" hondureños, que sostienen económicamente el régimen de Micheletti. Rasel Tomé, vocero de Zelaya en la embajada brasileña, coincidió: "Estamos esperando que las decisiones de apoyo que tomen la OEA y la ONU en cuanto al tema de Honduras sean pruebas comerciales fuertes, que le den al régimen pocas horas, que se retire del poder que han usurpado".

Comentá la nota