"Actué siempre con independencia"

El funcionario desmiente haber recibido presiones y defiende lo hecho por la CNV en los casos de Papel Prensa y TGN.
"Fue una situación que se podría haber evitado", aseguró el presidente de la Comisión Nacional de Valores, Alejandro Vanoli, en referencia a la salida de su antecesor Eduardo Hecker por sus peleas con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. A un mes de su asunción al frente de la entidad reguladora, el directivo conversó con Página/12 y reconoció que el desplazamiento de Hecker tuvo que ver con esas diferencias. No obstante, asegura no haber recibido presiones y se quejó de los medios que lo tildan de "morenista". "Habré tenido dos o tres conversaciones con él", comentó. El directivo se refirió a Papel Prensa y TGN como dos empresas con muchas irregularidades, aunque insistió en que no existe un ensañamiento con esas firmas.

–¿Fue un reemplazo traumático?

–Tomó estado público una serie de diferencias entre el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y el ex presidente de la CNV, Eduardo Hecker, en la primera semana de noviembre. Yo estaba en una reunión de la Organización Internacional de Comisiones de Valores, en Rumania, y cuando llegué me enteré de estas situaciones desagradables que motivaron el pedido de renuncia por parte del ministro de Economía, Amado Boudou, el 9 de noviembre. Lamento la manera. Fue una situación que se podría haber evitado.

–¿Continuaron las presiones con usted?

–Lo que puedo decir es que desde que me hice cargo de la presidencia no recibí ningún pedido ni cuestión de intromisión que pudiera ser leído como incorrecto sobre las decisiones que tomó el organismo. En el caso puntual de una empresa, tiene que ver con medidas que la CNV ya había adoptado en varios casos este mismo año, en hacer un sumario y declarar la irregularidad y la ineficacia de una reunión. Fueron decisiones que regularmente la CNV toma y por otro lado tenían el aval de toda la línea técnica. Muchas medidas de fiscalización que se tomaron y que derivaron en esos dictámenes se hicieron mientras Eduardo Hecker era presidente.

–¿Hecker se fue por Papel Prensa?

–Hecker habló de una vaga versión de intervención, aunque no hizo público cuál fue el pedido de Moreno y después de su renuncia no volví a conversar con él. Pero más allá de las palabras, que pueden ser o no creíbles, está el tema de los hechos: qué se hizo antes y qué se hizo después, y ésas son medidas que se hacen siempre en la CNV. No me pidieron ninguna cosa y no lo hubiera admitido.

–Sin embargo, el pedido de investigación vino de parte de Moreno.

–Esto es porque la Secretaría de Comercio tiene la titularidad de los derechos por las acciones de Papel Prensa. Como accionista estatal, la que actúa es la Secretaría de Comercio, a través de una resolución del Ministerio de Economía, que le cede esta potestad. Se lo determina así porque se considera que Papel Prensa tiene una posición dominante en el mercado. Realmente habré tenido dos o tres conversaciones. En ese carácter de potestad, la Secretaría plantea una serie de irregularidades y hace toda una serie de denuncias sobre el funcionamiento del directorio.

–¿No hubo otras irregularidades antes de parte de la empresa?

–Lo que ocurre es que hasta hace pocos meses los directores por el Estado siempre votaban alineados con el grupo de control. Ahora la CNV actúa porque tiene denuncias. La CNV recibió ahora denuncias de parte de los directores del Estado nacional y se reforzaron la actividad y las investigaciones.

–Con la sanción comenzaron los cuestionamientos de algunos medios de comunicación.

–Hay que ser muy cuidadosos al hacer una referencia a Papel Prensa o a otra empresa, por mi rol de controlador. No puedo hablar de problemas de fondo. Sí puedo decirle que voy a controlar a ésta como a todas y voy a hacer cumplir la ley. No me siento parte del conflicto y simplemente he actuado como corresponde. Por fuera de eso, sí hubo comentarios mediáticos, algunos bastantes injustos para mi persona, pero son las reglas del juego. Pero no me siento presionado ni lo fui por el Gobierno ni por la empresa.

–Lo presentaron como allegado a Moreno.

–Algunos me definen como morenista, o con llegada a él. Para aquellos que desconfíen tengo mi trayectoria. Vengo del campo progresista, miembro del grupo Fénix y he actuado siempre con independencia. He escrito y publicado en todos estos años desde una perspectiva de acompañamiento al gobierno nacional, pero con independencia, opinando, admitiendo y marcando errores. Al secretario de Comercio lo conozco hace muy poco y lo que tengo que decir es que fueron conversaciones muy correctas.

–¿Hubo más de un contacto desde que asumió?

–Cuando volví a la Argentina, después de las reuniones tormentosas que hubo en la CNV, recibo un llamado del secretario de Comercio, a quien le explico la situación (de Papel Prensa) y nada más. No tuve ni admitiría presión de ningún tipo.

–Usted dijo que el ministro Boudou la pidió avanzar en cosas que quedaron sin hacer. ¿Cuáles?

–Lo que se va a hacer es un absoluto control de las sociedades y no de una en particular. Fueron medidas de irregularidad e ineficacia que se tomaron en el caso de sociedades, donde la CNV entiende que hay una serie de incongruencias que cometieron tanto empresas privatizadas como de multimedios. También más chicas, que no son muy prolijas.

–¿Otro caso es Transportadora de Gas del Norte (TGN)?

–Hay un fallo de la semana pasada de la Cámara Comercial, de la Sala B, donde dictamina en contra de la resolución que tomó la CNV. También hay que decir –y no tuvo mucha trascendencia– que la fiscal de la Cámara había emitido un dictamen favorable a la opinión de la CNV. Lo que vamos a hacer es apelar el último fallo porque nos parece que en las reuniones de directorio, donde se toman decisiones trascendentes, como en este caso el default de su deuda, que haya una inmediatez en la toma de decisiones es fundamental.

–¿Cómo sigue lo de TGN y cuál podría ser la sanción?

–No estamos notificados formalmente por la Cámara sobre el dictamen en contra, sólo por la publicación de la empresa. A partir de que se nos notifique, apelaremos la medida. Más allá de que la cámara expresó jurisprudencia y posiciones legales tanto a favor como en contra de la medida, es muy importante que la CNV pueda contar con resortes específicos para los accionistas minoritarios. Esta irregularidad e ineficacia, que el fallo judicial anuló, y después, accesoriamente, se encuentra en el sumario, deviene en una investigación administrativa.

–¿Cuál es la sanción?

–En el caso del sumario existen distintas alternativas: se puede absolver a los sumariados o una graduación de sanciones en función de la gravedad. Entre ellas una multa que llega a 1,5 millón de pesos o en función del daño, que es hasta seis veces ese perjuicio.

–¿Es verdad que existían posiciones encontradas con el Banco Central por el tema de lo controles de capitales?

–No lo sé. Lo cierto es que impulsamos una serie de cosas y el Central nos acompañó.

–¿Puede haber resistencias con el nuevo Congreso?

–Soy optimista que en todo lo que tenga que ver con la regulación y la fiscalización y las leyes financieras que se están tratando en todo el mundo se continúe independientemente de que el oficialismo tenga menos banca. La tendencia en los últimos dos años es fortalecer los organismos públicos. Yo aspiro a que desde la racionalidad y la estabilidad financiera se proteja al consumidor. Desde esa lógica se pueden consensuar políticas, y en mi caso pretendo contribuir en generar opinión.

–No parece haber ahora la misma sinergia que antes entre la CNV, el Central y la AFIP. ¿Es así?

–Las reuniones se mantienen. La AFIP está celebrando acuerdos con jurisdicciones tradicionalmente no cooperativas y continúan las dinámicas conjuntas. A partir de la recuperación económica el contado con liquidación desapareció y en los últimos dos meses hubo entrada neta de fondos. Eso hace que parezca que se dejó de actuar, pero no es así

Comentá la nota