Actores de reparto

Actores de reparto
INGLATERRA 37 - LOS PUMAS 15: Phelan pidió protagonismo en el Teatro de los Sueños, pero Inglaterra se lo robó a un equipo que repitió vicios del flojo 08.
El calendario nos sitúa en un punto casi equidistante entre dos mundiales. Pero... ¡qué lejos están estos Pumas del equipo que salió tercero en Francia 2007! Tampoco es cuestión de desertar a Nueva Zelanda 2011, hay un par de añitos como para seguir trabajando, aunque, es cierto, el presente, que arrancó como una secuela del flojito 2008, no es alentador. Ayer, en el Old Trafford de Manchester, bautizado como Teatro de los Sueños por el inolvidable Bobby Charlton, Los Pumas perdieron por 37-15 y no lograron convertir en realidad el deseo de su entrenador, Santiago Phelan, quien pidió protagonismo. Ante 40.000 personas en Manchester, el equipo fue un actor de reparto...

La premisa era dejar atrás la transición del 2008; largarse a jugar, ser disciplinados y ordenados. Nada de eso. Básicamente, porque la Selección no tuvo obtención como para poner la pelota adelante y generar ataques claros. Tampoco contó con recuperación como para lastimar de contra. Generalmente, Hernández recibía en sus 22 metros, presionado, con la "obligación" de que su patada de burro despejara el balón bien lejos. Sus derechazos, además, resultaron la única carta efectiva para sumar, ya que los 15 tantos fueron de él: un drop y cuatro penales. Individualmente, los errores se transformaron en un karma que persigue a este equipo: la indisciplina. Trece penales en contra (la Rosa cometió siete) provocaron el castigo de Goode, autor de cuatro penales (12 tantos). Sumados a sus dos drops y sendas conversiones, el apertura fue el goleador, con 22.

Atenuantes, hubo, pero no excusas. Sin embargo, son refutables. A Los Pumas les faltaron Ledesma, Scelzo, Alvarez (en Francia) y el lesionado Contepomi. Inglaterra sufrió 12 ausencias por convocados a los Lions y lesionados. Los ingleses sumaban seis partidos en el año y la Selección, uno. Pero ellos vienen de perder 33-26 con los Barbarians, quienes también se habían juntado sobre el pucho y, al ser de diferentes países, no suelen jugar juntos.

En cuanto a Inglaterra, superó a Los Pumas en una batalla clave: los puntos de contacto (scrum y lines, parejos). También en el uso del pie, más allá del ping pong que comenzaron a protagonizar Hernández y Goode, ya que sus tres tries llegaron por habilitaciones futboleras. El del debutante Bahaham, tras un rastrón de Armitage, y los dos del veloz fullback, luego de que Cueto se encontrara con dos bolas de aire y metiera dos kicks, el último, de 40 metros después de un preciso derechazo de Goode.

Lo mejor de Los Pumas se vio en los últimos 10', lapso en el que no cometieron penales. Recién en esos momentos la pelota empezó a salir rápida de los rucks, Vergallo le dio ritmo y nació la mejor jugada colectiva: tras una serie de rucks con pocos nacionales involucrados y gente sobrando por afuera, Camacho -único de los titulares que se desempeña en el rugby local- recibió sobre la punta derecha y, si bien superaba a Banahan, el esfuerzo lo encerró sobre el touch, por lo cual pisó línea y su try quedó para otro partido.

En el balance, se destacó Hernández y, escalones más abajo, los tackles de Leguizamón, la solidez de Tiesi y la personalidad de Lobbe y Albacete.

El sábado, en Salta, hay revancha. La necesitan.

Comentá la nota