ACTO EN EL EX FRIGORÍFICO WILSON Kirchner pidió en Lanús que no haya "actitudes desestabilizadoras"

El ex presidente encabezó ayer un plenario en Valentín Alsina para "dirigentes y militantes" de la Tercera Sección Electoral afines al Gobierno nacional. Durante su discurso, pidió apoyo para la presidenta Cristina Fernández, defendió el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y reabrió la puerta para la vuelta a la transversalidad. Evitó hablar de candidaturas y aseguró que Argentina crecerá entre el 4 y 6 por ciento en 2011, defendiendo las políticas económicas adopatadas en los últimos años.

El ex presidente de la Nación y futuro diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, Néstor Kirchner, aseguró ayer en Lanús, durante un plenario para dirigentes y militantes de la Tercera Sección Electoral, que el país volverá a crecer a partir del año próximo y que lo hará entre un 4 y un 6 por ciento.

Desde la sede del sindicato de la carne, ubicado en el histórico frigorífico Wilson de la localidad de Valentín Alsina, el ex mandatario también pidió respaldo para la ley de servicios de Comunicación Audiovisual que se discute en el Congreso de la Nación y reabrió la puerta a todas las "fuerzas de la democracia" para regresar a un nuevo espacio transversal con "el peronismo como eje".

Para fundamentar sus pronósticos optimistas respecto a la recuperación de la actividad económica del país, Kirchner apeló a las políticas llevadas a cabo por el gobierno de Cristina Fernández.

"Este año vamos a crecer, el que viene vamos a crecer aún más y en 2011 no tengan dudas lo vamos a estar haciendo entre un 4 y 6 por ciento. ¿Por qué tenemos la posibilidad de crecer? Porque existió una correcta política de desendeudamiento del Estado nacional, una correcta política de administración de los recursos y porque hubo políticas activas en el momento más angustioso de la crisis", remarcó, para hacer estallar al medio millar de personas presentes.

Por esta misma línea, remarcó que gracias a esa conducta se está retomando la senda del "crecimiento paulatinamente" y "va desapareciendo la angustia que teníamos de que la crisis internacional nos corte el proceso de crecimiento más importante de la Argentina en los últimos doscientos años".

"Se cuidaron las fuentes de trabajo con todo el esfuerzo y se llevaron adelante políticas activas en la producción y la industria nacional. Nunca se bajaron los brazos y se administraron correctamente los recursos", recalcó el ex mandatario, al tiempo que aseveró que "con la recuperación se van acelerar las inversiones" y la "perspectiva de tener un crecimiento hacia delante".

A renglón seguido, en un su primera alusión directa a la oposición, señaló que estos no son tiempos para "confrontar" y pidió "tratar de construir desde la diferencia".

"Lo que les decimos es que no es momento de confrontar porque a cada paso tenemos la máquina de impedir que piensa que se construye sólo con críticas", disparó con el mismo tono conciliador, para concluir en que "está bien el debate de ideas sin caer en el camino de la confrontación".

A la hora de tender lazos y abrir la puerta posibles futuros aliados, advirtió que "el país necesita de "las neuronas de todos" dentro de la "pluralidad y la diversidad tratar de construir desde lo diferente un proyecto que contenga a todos los argentinos".

"Sin la soberbia de aquellos que creen que criticando se puede construir un país –señaló para marcar los límites de la apertura-, los que hacen naturalmente se equivocan y tienen que tener una critica constructiva permanente, pero este país necesita de el esfuerzo de todos para construir la Argentina que necesitamos".

Y completó: "Por eso llamo a todos los sectores nacionales y populares de la Argentina, e inclusive a todos los que tienen una visión absolutamente distinta de la nuestra, que tengan la capacidad y la voluntad política de discutir institucionalmente el modelo que se quiere llevar adelante, pero sin utilizar actitudes perturbadoras y desestabilizadoras que aumenten el problema".

El arribo del ex titular del PJ nacional se enmarca dentro de la serie de visitas que comenzó a realizar en el Conurbano bonaerense tras su la derrota electoral de los comicios legislativos del 28 de junio.

Llegó a las instalaciones del ex frigorífico Wilson, lugar representativo del peronismo de la Provincia por su historia sindical y gremial, con en el helicóptero en el que habitualmente se traslada la jefa de Estado y fue recibido por cientos de militantes de la Juventud Peronista y el Partido Justicialista de Lanús en las afueras del edificio.

Dentro el local, al que no se le permitió acceder a la prensa, lo esperaban quienes integraron la mesa principal: el intendente anfitrión, el ultrakirchnerista Darío Díaz Pérez; el presidente provisional del Senado y jefe del PJ distrital, José Pampuro; el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Baldomero Álvarez de Olivera; el titular de la Secretaría de Inteligencia de Estado (SIDE), Héctor Icazuriaga; y el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra.

A los costados del escenario, en tanto, se ubicaron miembros del gobierno lanunsense y todos los jefes comunales de la Tercera Sección Electoral afines al Gobierno nacional, entre otros, Jorge Rossi (Lomas); Darío Gustozzi (Brown); Fernando Espinoza (La Matanza); Aníbal Regueiro (Presidente Perón); Daniel Di Sabatino (San Vicente); Alejandro Granados (Ezeiza).

Fuerte defensa a la ley de medios. Durante un tramo de su discurso, previo a meterse de lleno en la defensa del gobierno de Cristina Fernández, el ex presidente respaldó la nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que se debate en la Cámara alta del Congreso nacional con media sanción.

"Es momento de sacar las leyes que son fundamentales para la Argentina. En estos días se está discutiendo un proyecto que es fundamental y que no es de un partido político, sino un proyecto elaborado por todas las fuerzas democráticas", subrayó.

Al tiempo que sostuvo que "la nueva ley de medios permitirá terminar definitivamente con los monopolios" porque se trata de un "instrumento fundamental para democratizar de una vez por todas los medios para que la prensa se vea liberada de cualquier extorsión".

"Así como la Presidenta dio un paso fundamental devolviendo un bien público como el fútbol para que todos los argentinos puedan acceder gratuitamente, también impulsa liberar toda extorsión mediática para que todo mundo se pueda expresar y definitivamente se consolide la democracia", puntualizó.

El camino a 2011. En un discurso previo, Pampuro se refirió a Kirchner, igual que antes lo había hecho Díaz Pérez, como referente máximo del espacio y encargado de las últimas decisiones políticas.

Durante una brevísima intervención, "Pepe" lo calificó como "el abanderado, el titán que tenemos por delante y le da fuerza y sentido a la lucha" que el kirchnerismo lleva adelante.

"Es el hombre que marcó este tiempo más allá de que guste o no. Este ha sido y es el tiempo de Kirchner. La realidad y los tiempos, la agenda, la lleva adelante la compañera Cristina y Néstor, que tiene la enorme responsabilidad de darnos los lineamientos políticos aunque a veces no le guste, pero efectivamente es el quien los da", blanqueó al legislador, antes de señalar en otro tramo que en 2011 volverán a "acompañarlo porque sabemos que en vos está el futuro y el derrotero de todos nosotros".

Kirchner, sin embargo, en su alocución le bajó el tono a la posibilidad al señalar que estos son tiempos de "estar tranquilos" y "no de hablar ni discutir posicionamientos o candidaturas".

"Lo que nos preocupa es el país, lo otro llegara en el momento de las cuestiones electorales. Ahora hay que poner todo el esfuerzo para demostrar que somos el movimiento de las convicciones y los principios para que los argentinos crean y vean cómo pensamos nosotros", puntualizó.

Comentá la nota