La actividad manufacturera se contrajo 1,8% arrastrada por las automotrices

La actividad manufacturera se contrajo 1,8% arrastrada por las automotrices
El plan reactivador oficial no logra torcerle el brazo a la crisis. La evolución de estimador industrial dejó al desnudo la manipulación de las estadísticas en el Indec
Ni los métodos estadísticos más creativos lograron esconder el parate industrial. La actividad se contrajo 1,7% en mayo según los datos oficiales pero para los analistas privados el retroceso fue de hasta 12%. Fue el quinto mes consecutivo que la industria registró una marca negativa, a pesar de los esfuerzos del Gobierno por sostener el consumo con planes de compra, la inversión con descuentos impositivos y el empleo con el pago de salarios en el sector privado.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos comunicó ayer que el Estimador Mensual Industrial (EMI) también retrocedió 0,2% en relación a abril y acumuló una caída de 1,8% en los primeros cinco meses del año en relación al mismo período del año anterior.

La industria automotriz se derrumbó 20,7% en la comparación interanual y fue el sector más afectado por la crisis. En tanto, la industria textil sufrió una caída de 12,2% y el sector de refinación del petróleo de 5,4%. En contrapartida, las industrias del productos químicos y la industria alimenticia escalaron 12,7% y 11% respectivamente.

Se verificó un incremento anual de la producción de bebidas (13,6%), carnes rojas (36,4%), carnes blancas (8,4%), lácteos (8,7%) y azúcares y productos de confitería (9,2%). En la comparación resultó clave el conflicto rural que tuvo lugar a esta altura del año pasado y que paralizó las principales firmas del sector primario.

Los datos de la industria confirmaron las dudas sembradas por la actualización del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) esta semana. Mientras que el EMI tuvo cinco variaciones negativas consecutivas, el EMAE sólo acusó un freno en su tasa de crecimiento respecto a años anteriores, pero se mantuvo en terreno positivo. Si bien se trata de dos indicadores distintos, la comparación de las series históricas rara vez brindó diferencias sustanciales entre la evolución de la industria y del conjunto de la economía, mientras que en la actualidad hay casi cuatro puntos porcentuales de distancia: para el Indec, la actividad industrial cae 1,8% y la economía crece al 2%.

Los analistas privados calcularon que la Argentina entró en recesión desde el último trimestre de 2008. Para la Fundación de Investigaciones Económicas para Latinoamérica (FIEL) la baja en la actividad manufacturera fue de 12% en mayo y el último reporte del estudio Ferreres brindó una contracción superior a 8%.

Por otro lado, la utilización de la capacidad instalada en la industria se ubicó en 71,6%, con un aumento de 3,1 puntos porcentuales respecto de abril (74,7%) y una reducción de 3,3 puntos porcentuales en relación al mismo mes del año anterior (74,9%).

Desde el punto de vista sectorial, los bloques industriales que presentaron una mayor utilización de la capacidad instalada fueron las empresas dedicadas a la refinación de petróleo, las productoras de edición e impresión, de productos químicos y de alimentos. En tanto los sectores que tuvieron los menores niveles de utilización fueron fabricantes de autos, metalúrgica, metalmecánica y productores de tabaco.

El uso de la capacidad instalada es clave para identificar la velocidad de recuperación de los sectores afectados por la crisis. Cuanto mayor potencial tenga un sector, más rápida podría ser su reacción ante el cambio de ciclo económico.

Comentá la nota