Actividad en el Concejo Deliberante: La intendenta "zafó" de la suspensión, porque sólo estuvieron ocho

Actividad en el Concejo Deliberante: La intendenta "zafó" de la suspensión, porque sólo estuvieron ocho
Fue presidente del cuerpo en su última sesión como edil, la representante de Radicales en la Coalición Cívica Analía Clerc Renaud. El resultado se conocía de antemano: no estuvieron los integrantes del bloque oficialista, y tampoco los dos representantes del Frente para la Victoria, Marcelo Muscarello y Gladis Felicetti.
El Concejo Deliberante sesionó ayer de acuerdo a lo determinado por la mayoría de los bloques opositores. Lo hizo para tratar el proyecto de resolución que interpretaba como faltas graves pasibles de la sanción de suspensión preventiva en sus funciones, las cometidas por la intendenta Denot. No obstante esto, las ausencias previsibles de los concejales del Frente para la Victoria Marcelo Muscarello y Gladis Felicetti, más las obvias del bloque radical, permitieron a la jefa comunal sortear tal sanción.

El desenlace fue previsible, de acuerdo a lo que se vislumbraba desde el pasado viernes.

La sesión fue presidida por la edil Analía Clerc Renaud, una de las vicepresidentes, en virtud de los faltazos de Adolfo Aldabe y la lezamense Felicetti.

El presidente actual –se confirmará el jueves si seguirá siéndolo- presentó una nota en la que fundamentó su no convocatoria a la sesión pese a su condición, entendiendo Aldabe que de hacerlo, incurriría en un delito, por considerar que el fallo del juez Escobar no habilitaba la sesión que tuvo lugar en la víspera.

Ya en la poltrona presidencial, Clerc Renaud cuestionó la decisión de Aldabe, señalando que lo que este debería haber hecho era el convocar a la sesión y luego retirarse de la misma, dejando la presidencia en manos de quien correspondiera, según los presentes.

Las especulaciones sobre los motivos que habrían llevado al saliente concejal Muscarello y a su par Felicetti (quien deberá seguir dos años más en su banca) a no concurrir a la sesión, eran múltiples no sólo entre los bloques opositores, si no también entre los integrantes de la prensa y los vecinos –mayoría de ellos, identificados políticamente con el vecinalismo- que se acercaron hasta la barra del recinto. Ninguna de ellas dejaba bien parados a los ediles.

El papelón de Laborde

Como para brindar un detalle más a una película con final anunciado, el color y hasta podría decirse la falta de seriedad la brindó el concejal lezamense Diego Laborde, quien llegó tarde a su última sesión como edil. Tras reiterados llamados de sus nerviosos pares –quienes bromeaban con el recordado General Alais, quien nunca llegó a destino en 1987- Laborde apareció corriendo por la vereda del anfiteatro, un par de minutos antes de las 18 horas… cuando la sesión había sido convocada para las cinco de la tarde.

Luego, en el desarrollo de la sesión, el concejal Javier Gastón pidió que a través de la presidencia y la secretaría se disponga la sanción –que según dijo establece el artículo 251 de la Ley Orgánica de las Municipalidades- del 30% de quita de la dieta a cada concejal que haya faltado sin justificación a la sesión. El tiempo dirá si la medida se aplica en los hechos.

El cierre…

De una larga historia, que comenzó con la conformación de la comisión investigadora que se abocó a definir si la intendenta incurrió en el delito de malversación de fondos públicos al modificar el destino de cuatrocientos cinco mil pesos originados en la venta del ex hogar Esteban Echeverría, se dio cuando el proyecto de resolución fue sometido a votación, fue aprobado por las ocho voluntades presentes, y mereció de parte de la presidente circunstancial la siguiente frase: "lamentablemente, no están los dos tercios".

Comentá la nota