Acribillan a siete niños afganos al confundirlos con terroristas

Las víctimas estaban juntando leña en una zona limítrofe con Pakistán. En los últimos años, aumentaron las muertes civiles en Afganistán.
La Policía afgana mató ayer a siete niños que confundió con terroristas, en un episodio que despertó la indignación de la población local. Las víctimas estaban recogiendo leña cuando seis agentes abrieron fuego en la localidad fronteriza de Spin Boldak, en la sureña provincia de Kandahar.

Los oficiales involucrados en el incidente, que ocurrió antes del amanecer, están arrestados mientras se investiga el hecho, dijo el general Abdul Raziq, comandante de la Policía fronteriza en el sur del país.

La frontera entre Afganistán y Pakistán es una zona de tránsito frecuente de insurgentes del talibán y de contrabandistas y la Policía suele ser atacada en la zona.

Los agentes conducían un vehículo por el distrito de Shorabak, en la provincia de Kandahar, cuando vieron un grupo de siete personas y pensaron que estaban a punto de emboscarlos, dijo Raziq. Comenzaron a disparar desde unos 400 metros y recién vieron que no estaban armados cuando fueron a recoger los cuerpos, agregó. Luego, los policías verificaron con los pobladores locales que los muertos no eran insurgentes, aseguró Raziq a la prensa.

Spin Boldak ha sido un punto de entrada de insurgentes paquistaníes, quienes se infiltran en Afganistán para llevar a cabo ataques contra el gobierno y las fuerzas internacionales. El año pasado, 2.400 civiles murieron en ataques perpetrados por los talibanes y en operaciones de las fuerzas afganas y de la OTAN, según información divulgada por las Naciones Unidas.

La muerte de civiles es un tema delicado y el presidente Hamid Karzai ha advertido en repetidas ocasiones que ello socava el apoyo a su gobierno y a las tropas extranjeras, unos 115 mil soldados apostados en el país.

El enfrentamiento de las autoridades con los talibanes, tuvo un nuevo episodio ayer cuando los insurgentes publicaron un informe que reveló que están usando una bomba nueva, que se activa a distancia, denominada Omar, a la que consideran más eficaz y poderosa que las precedentes. El artefacto es usado contra vehículos del ejército afgano y las fuerzas de la OTAN que intervienen en el país, que según el comunicado, son de última generación y están equipados para resistir justamente esa clase de ataques.

Estados Unidos había pedido el jueves a sus aliados de la OTAN que enviaran a miles de instructores para colaborar en la formación de las fuerzas de seguridad afganas y explotar una oportunidad para derrotar a los talibanes y Al Qaida.

"Es importante que nuestros aliados contribuyan con sus fuerzas a esta causa lo antes posible, tal como hacemos nosotros", dijo a los periodistas el portavoz del Pentágono, Geoff Morrell, en Estambul (Turquía), poco antes de una reunión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte. El ministro de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, pedirá a los socios que luchan contra los insurgentes "que actúen lo antes posible".

Comentá la nota