Acreditarán los fondos para la compra de 10 toneladas de maíz que serán distribuidos entre productores lecheros

Este miércoles el gobierno provincial acreditará la partida de dinero para que la Asociación para el Desarrollo de Ceres adquiera el producto y lo reparta entre los productoresa afectados por la sequía. El maíz se utilizará para la alimentación de vacas en período de lactancia.

El gobierno de Santa Fe acreditará mañana los fondos para adquirir 10.000 toneladas de maíz que serán distribuidas entre productores tamberos del departamento San Cristóbal, para la alimentación de vacas en período de lactancia, según informaron fuentes oficiales.

El aporte será acreditado por el Ministerio de la Producción de la provincia a la Asociación para el Desarrollo de Ceres, institución que se encargará de adquirir el producto para su posterior distribución.

En el departamento San Cristóbal se da una de las situaciones más críticas del sistema lácteo provincial, donde el productor, eslabón primario de la cadena, se encuentra atravesando uno de sus peores momentos, lo que pone en riesgo la viabilidad de la actividad.

Asimismo, la asistencia planificada mediante la entrega de más de 10.000 toneladas de maíz para afrontar la alimentación de vacas en lactancia, permitirá a los productores que se encuentran en estado más critico poder paliar la situación, según los parámetros elaborados por la comisión que en su oportunidad creo el Ministerio de la Producción.

De esa comisión participan cooperativas de productores, asociaciones para el Desarrollo y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). El principal objetivo de la comisión es garantizar la transparencia en la distribución y establecer una logística a instrumentar a través de las cooperativas.

La asistencia a productores fue comunicada por el ministro de la Producción, Juan José Bertero, durante un encuentro que mantuvo recientemente con representantes de cooperativas de productores lácteos en San Cristóbal.

En esa reunión se analizó la gravedad de la situación, al punto que se manifiestan cierres de tambos o abandono de la actividad que impactan negativamente sobre el empleo, la permanencia de la familia agropecuaria en el territorio y en el resto de los eslabones de la cadena.

Comentá la nota