Se acrecienta el conflicto con los trabajadores en Realicó

El delegado gremial del Sindicato de Empleados Municipales (SEM) en Realicó, Juan Córdoba, junto a un grupo de trabajadores amenazó con llevar máquinas a la oficina del intendente, Facundo Sola.
El dirigente gremial acusó al jefe comunal de "dictador, racista, soberbio" y dijo que no iban a permitir más ese tipo de actitudes.

Ayer, pasadas las 11, se llevó a cabo una asamblea en el corralón municipal con un grupo de trabajadores donde se analizaron diversos reclamos y peticiones que presentaron al Ejecutivo municipal. Los obreros están disconformes por el accionar del capataz Juan Barrionuevo. Se sienten perseguidos en sus lugares de trabajo, reclaman el pago de la BAE, indumentaria y mejores condiciones en los vehículo municipales, entre otros puntos. La asamblea se extendió durante más de media hora, por lo que los obreros dejaron de realizar sus actividades laborales en ese lapso de tiempo.

Córdoba explicó que la asamblea se llevó a cabo porque se ha remitido un escrito al intendente y no fue contestado. "En comunicación telefónica nos ha prometido esa reunión, pero se viene postergando desde hace varios días", dijo."Basta de mentiras, pretendemos un diálogo franco y sincero", reclamó.

Entre las peticiones están que se cubran las vacantes con el personal de la Ley 2343, y en administración con los contratados, que se pague la BAE, que se entregue indumentaria, botines y camperas. También requieren la reparación de los vehículos, pago adicional por trabajo insalubre, riesgo físico, derecho de caja, ascenso por categoría y basta de persecución al personal por parte del capataz.

Acoso.

"El capataz volvió a espiar y perseguir a la gente en el basurero. Eso es acoso laboral y lo vamos a denunciar en la Secretaría de Trabajo. El día que hizo tres grados bajo cero los muchachos prendieron fuego para calentarse un poco y se los hizo apagar", relató Juan Córdoba.

"El intendente, el jefe de Obras Públicas y el capataz pretenden terminar con el sindicato. El jefe comunal ha tomado represalias por los tres días de protesta del año pasado y por ese motivo no paga la BAE, y hay un sin fin de cosas que son prácticas desleales. Tampoco les paga este beneficio a los obreros que no se plegaron al paro", añadió indignado.

"Sola acostumbra a quedarse con el dinero del afiliado. Yo le pido que termine con estas amenazas y prácticas autoritarias porque le vamos a meter las máquinas en la oficina. La bronca que tienen los trabajadores es muy grande y puede terminar mal. El es el único responsable de esta crisis", amenazó Córdoba. El dirigente gremial dio un plazo de siete días para revertir esta situación, o de lo contrario se llevarán a cabo otras acciones.

En tanto, los concejales radicales luego de la asamblea se reunieron con el sindicalista y algunos obreros.

Comentá la nota