Se acortan los tiempos para unir fuerzas en la oposición

Mientras se aproxima el 28 de abril, fecha límite para la inscripción de alianzas y frentes electorales, en la oposición siguen las conversaciones para el armado de una propuesta alternativa a los candidatos del oficialismo.

Aunque nadie quiere hablar todavía de los nombres que se inscribirán finalmente en las boletas, al menos los dirigentes más afines con el frente ya fijaron los puntos de encuentro que deben suscribir quienes quieran sumarse al espacio.

La defensa del medio ambiente, contra la avanzada minera del Gobierno, la recuperación del control institucional a través de la Legislatura, los concejos deliberantes y los tribunales de cuenta, la defensa de la educación pública, mejorar el funcionamiento de la Justicia y la promoción de la actividad agroindustrial, aparecen como las principales banderas que se levantarán durante la campaña electoral.

No obstante la decisión de unir fuerzas o levantar trincheras por separado, depende aún decisiones partidarias y de algunas personalidades que quieren participar, pero todavía no se animan a arriesgar nombres ni sellos.

En este sentido, la UCR aparece como la única fuerza que institucionalmente puede liderar este proceso en La Rioja, pero las adhesiones que suscite su convocatoria dependerá de la capacidad de negociar espacios con sus posibles socios.

En el espectro de estas posibilidades están desde referentes menemistas y hasta algunos funcionarios del Gobierno mazista, aunque los más firmes hasta esta semana son el ARI y el PRO.

Congreso

La UCR postergó para el próximo domingo el congreso en el que se convalidará o no el armado del frente local, debido a que el sábado se reunirá la convención nacional para formalizar la alianza que a nivel nacional encarnará con la Coalición Cívica, el cobismo y el Socialismo.

El presidente del Comité Provincia, Julio Martínez, dijo que entre los radicales riojanos "hay quienes piensan que hay que acotarse a la decisión nacional, otros que quieren ampliar el espectro de esa alianza y otros que piensan que hay que presentar candidatos propios".

Por su parte el presidente del Comité Capital, Guillermo Galván, señaló que "hay mucha gente que no quiere votar ni a Griselda Herrera ni a Jorge Yoma" e indicó que su partido debe ofrecer una alternativa para ello.

Pero los radicales tendrá además otro problema adicional, que será el de la constitución de las listas en los departamentos donde a la interna propia y a la situación que se generará de abrir las listas para dirigentes de otros partidos, se le suman las expectativas por atraer votos de las disidencias oficialistas en cada localidad.

PRO

En tanto el ex intendente Luis María Agost Carreño, referente del Peronismo disidente declaró que "hay que hacer el máximo esfuerzo para estar juntos y construir una oposición sólida, programática y contundente".

Respecto a las candidaturas, el dirigente manifestó que "el desafío es encontrar una fórmula de integración o un candidato de consenso, donde se pueda referenciar al mejor hombre en el mejor lugar" y se mostró indignado con la decisión del kirchnerismo de promover las candidaturas de intendentes y gobernadores. "Es un fraude al electorado", disparó.

ARI

La fuerza que lidera Lilita Carrió a nivel nacional aceptará la voluntad de aliarse con la UCR, porque cree que una elección legislativa es propicia para generar puntos de coincidencia en cuanto a los controles institucionales que se deben plantar sobre el Gobierno, tanto municipal como provincial.

"En principio estuvimos en duda, nos costó ponernos de acuerdo porque creímos que se arriesgaban algunos principios del ARI pero ahora aceptamos el desafío", dijo Graciela Dáscola referente local del partido.

Para el ARI es importante que quienes sean candidatos, respeten las propuestas que se suscriban en la campaña y que sena conscientes de que las bancas pertenecerán al frente.

Comentá la nota