El G-7 acordó reformar el FMI

Los ministros de Economía de los países centrales coincidieron en la necesidad de dotar al organismo de recursos adicionales ante la crisis.
Los ministros de Economía de los siete países más industrializados (G-7) del mundo, reunidos hoy en Roma, acordaron en la necesidad de reformar al Fondo Monetario Internacional (FMI) y reforzarlo con recursos adicionales para adaptarlo al nuevo escenario internacional de crisis.

Según el comunicado de la cumbre, los ministros manifestaron: "Estamos de acuerdo en que un FMI reformado, reforzado con recursos adicionales, es crucial para responder con eficacia y flexibilidad a la crisis actual".

El documento alude a los efectos de la crisis: "La fuerte recesión se ha traducido ya en una significativa pérdida de puestos de trabajo y durará todo el 2009", dice. Y agrega que "la excesiva volatilidad y fuertes oscilaciones en los tipos de cambio tienen consecuencias adversas para la estabilidad económica y financiera".

Los ministros acercaron también sus posiciones para evitar medidas proteccionistas e intentar estabilizar los mercados financieros a través de un nuevo sistema legal internacional que los regule, según el comunicado final.

Esta iniciativa, propuesta por la presidencia italiana del grupo de potencias industriales, establece como prioridad la lucha contra el proteccionismo económico, uno de los temas sobrevoló la cumbre.

El documento destaca que el grupo integrado por los EE.UU., Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Japón y Canadá, se mantiene empeñado en "evitar las medidas proteccionistas que solo tendrían el efecto de exacerbar la recesión" y a levantar "nuevas barreras".

Aplacar las diferencias, sin embargo no será tarea sencilla, si se tiene en cuenta el marco del debate instalado a nivel internacional. La polémica por la cláusula Buy American (compre norteamericano) incluida en un plan de los Estados Unidos, y el controvertido anuncio del presidente francés, Nicolás Sarkozy, de ayudar a dos automotrices, son indicios.

En el informe que surgió del encuentro en la capital italiana, se establece un plazo de cuatro meses para que los países miembros redacten una suma de principios comunes que sirvan para desarrollar un nuevo sistema legal para regular los mercados financieros, que están en el origen de la actual crisis.

Comentá la nota