Se acordó el convenio por el 82% móvil para las jubilaciones.

La medida beneficiará a unos 4.000 trabajadores. Se transferirán además terrenos de la Fuerza Aérea en Chamical.
En una semana, el titular de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), Amado Boudou, viajará a La Rioja para firmar el convenio que establecerá el pago del 82 por ciento móvil a los trabajadores provinciales que accedan a su jubilación. La medida, destacaron, beneficiará a unos cuatro mil empleados públicos.

Así lo acordó ayer el gobernador Luis Beder Herrera junto a Boudou, en una reunión que se realizó en Buenos Aires y de la que participaron la vicegobernadora Teresita Luna y la diputada nacional Griselda Herrera, con el director ejecutivo de la ANSeS, Amado Boudou.

Luego del encuentro, el mandatario provincial señaló que "es un tema que se discutió y nos permitirá poner Justicia a la situación de mucha gente, unas 3 a 4 mil personas que necesitan jubilarse y hoy están cobrando unos 1.200 a 1.500 pesos, para los que una jubilación sería de 650 pesos. La idea es que la Provincia haga un aporte para que esta gente alcance el 82% y se pueda jubilar".

En la charla con Boudou se acordaron los términos del convenio y Beder Herrera destacó la presencia de la diputada Griselda Herrera y de Teresita Luna, de quienes afirmó que "son batalladoras, están en estos temas".

El propio Gobernador explicó los beneficios de la medida. "En estas condiciones hay mucha gente de más de 70 años, e incluso algunos con más de 80 años, que están en una actitud pasiva en sus casas, a los que el Estado les está erogando sus sueldos, pero no pueden adquirir la condición de jubilados, después de haber trabajado tantos años por esta situación", sostuvo. "Este es un gesto y un esfuerzo muy grande que hace la Provincia, pero vale la pena hacerlo", agregó.

Beder Herrera recordó que "medidas similares se habían tomado con los docentes, con la policía, con los judiciales, con los magistrados" y apuntó que "ahora lo hacemos con el resto de la gente que llega a esta situación. Esta medida era de gran expectativa, porque la gente trabaja toda su vida para tener una jubilación acorde a los aportes que hizo".

Finalmente, consideró que "poco a poco la Nación y las provincias se van ordenando en estos temas y estamos llegando a niveles lógicos de sueldos para los jubilados".

Compra de tierras

La Provincia firmó ayer convenios con el Ministerio de Defensa de la Nación para la transferencia de terrenos de la ex base aérea Chamical de la Fuerza Aérea Argentina, con el objetivo de destinarlos a emprendimientos productivos.

En el acto, realizado en la Capital Federal, estuvieron presentes el gobernador Beder Herrera y la vicegobernadora Teresita Luna; la ministra de Defensa de la Nación, Nilda Garré; el director general de Inmuebles e Infraestructura del Ministerio de Defensa, Sergio Rossi; el director de Comunicaciones, Jorge Bernetti; el jefe de la Fuerza Aérea, brigadier Normando Constantino; y el jefe del Área IV Logística, Eduardo Bertoldo.

Beder Herrera resaltó que desde hace un tiempo se vienen haciendo gestiones para conseguir la transferencia a la Provincia de parte de un terreno que en estos momentos está ocupando la Municipalidad de Chamical y de otra fracción que está usando el casino de Oficiales de la ex base Aérea. "La Provincia lo va a empezar a usar, tenemos que arreglarlo y también firmaremos un convenio por el que le vamos a hacer dos casas ahí para el mantenimiento de este sector de la Fuerza Aérea", dijo.

La vicegobernadora Teresita Luna explicó que la compra fue por un monto de 500 mil pesos y comprende a los terrenos identificados como el complejo polideportivo, de unas 6 hectáreas; y del edificio del Casino de Oficiales de la ex base aérea, de 3 hectáreas, con sus accesos y predios adyacentes.

El paso siguiente es la confección del boleto de compraventa y los trámites de escrituración, tal como lo anunció el Gobernador, en beneficio del municipio de Chamical y de la Provincia para la concreción de proyectos productivos. El acuerdo incluirá, en una segunda etapa, una fracción de aproximadamente 600 hectáreas en las que se potenciará la creación de un polo productivo.

Comentá la nota