Acordaron que no habrá despidos ni medidas de fuerza en la pesca

Empresas pesqueras del Chubut no producirán despidos de personal y mantendrán los salarios en vigencia en tanto el gremio del sector no impulsará pedidos aumentos ni medidas de acción directa, en virtud de un convenio firmado ayer por iniciativa del Gobierno provincial y que tendrá vigencia hasta fines de febrero del 2009.
El acuerdo fue suscripto en presencia del gobernador Mario Das Neves por el director ejecutivo y el apoderado de la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras (CAPIP), Alejandro Cagliolo y Diego González Lernoud; el gerente de Harengus, Fernando López; el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), Luis Núñez y el ministro coordinador Pablo Korn.

El convenio señala el compromiso gubernamental de no abandonar «la actual actitud proactiva» tendiente a lograr que desde los estamentos nacionales «se corrijan los desajustes que contribuyen a la generación de la crisis del sector» y adelanta que se aportará todo desde la esfera provincial para «sostener el empleo en el sector empresario pesquero».

El convenio reseña un conjunto de compromisos de las empresas para no afectar fuentes de trabajo vigentes en la actualidad. Al respecto se destaca el mantenimiento de la cantidad de personal propio, en relación de dependencia directa, «vinculado con contratación de tiempo indeterminado, que poseen en la actualidad». Mantendrán también la situación salarial actual, «lo cual implica el mantenimiento de los incrementos».

La entidad sindical, por su parte, se compromete a «no requerir nuevos incrementos, actualizaciones, aumentos, y/o cualquier variación salarial que directa o indirectamente implique un aumento del costo laboral actual».

El Sindicato no ejercerá ninguna medida de acción directa que «implique afectación de cualquier naturaleza a la producción actual».

SITUACION COMPLEJA

El acuerdo describe las razones que llevan a la conjunción de esfuerzos en un diagnóstico preliminar que menciona «la extremadamente compleja situación económico y financiera del mercado nacional e internacional y su decisiva incidencia en el sector pesquero provincial».

Se alude también a la retracción de la manda de productos ictícolas, las restricciones de acceso al recurso pesquero y el alza de los costos de producción y se menciona el objetivo de mantener el número de fuentes laborales en el sector, evitando el impacto social y económico que implica su caída.

ACUERDO TRIPARTITO

Alejandro Cagliolo, de la CAPIP, señaló que «en este acuerdo tripartito las tres partes, la empresaria, la sindical y el gobierno se comprometen a algunas cosas. Desde la parte empresaria nosotros nos comprometemos a mantener las mismas fuentes de trabajo que están actualmente en funcionamiento, el sindicato se compromete a posponer sus expectativas laborales por el mismo tiempo y el gobierno se compromete a tratar de mantener una actitud proactiva para tratar de solucionar parte de los problemas que generaron esta crisis que no son de nivel provincial sino de nivel nacional».

Cagliolo destacó que «el reciente anuncio del gobernador es prácticamente una concreción de esa intención del gobierno provincial, de encontrar soluciones a través de Nación que en definitiva es quien creó esta crisis».

SE FRENAN DESPIDOS

«A partir de este acuerdo le ponemos freno a los despidos de los trabajadores» dijo el representante del Sindicato de Trabajadores de la Alimentación, Luis Nuñez quien aseveró que «para nosotros es de suma importancia».

«Con este acuerdo miles de trabajadores van a quedar protegidos al menos por un tiempo» señaló Nuñez, aseverando que «existe el compromiso de continuar adelante y realizando gestiones para poder encontrar una solución de fondo a la problemática que tiene que ver con cambiar la política nacional en materia pesquera, en apoyar y ayudar a las empresas serias».

Comentá la nota