Acordaron dejar sin efecto los despidos en la maderera MBM

La ministra de Trabajo gestionará ante Nación el programa de Reconversión, con un subsidio para los empleados hasta diciembre
Mediante un acuerdo quedaron sin efecto los despidos y las suspensiones de los 57 empleados de la fábrica maderera MBM, de Colonia Delicia.

En la reunión que mantuvieron ayer en la delegación Eldorado del Ministerio de Trabajo y Empleo, los representantes legales de los directivos, propietarios y trabajadores de la Empresa MBM acordaron la continuidad de la relación laboral del personal de la planta maderera.

El convenio de partes se concretó a partir del compromiso asumido por la ministra de Trabajo de la provincia, Claudia Gauto, que se comprometió a realizar los trámites nacionales correspondientes al programa de reconversión, que otorga un subsidio a los trabajadores por la suma de 600 pesos a cada uno.

Por su parte, la patronal tendrá la posibilidad de continuar con los trabajos. A su vez, este acuerdo les dará oxígeno para seguir produciendo y mantener las ventas y así mejorar sus finanzas.

Para hoy está previsto que se labren las correspondientes actas en el Ministerio de Trabajo, para acordar legalmente los compromisos. Este acuerdo de subsidiar a los empleados se extenderá hasta diciembre de este año.

Desde el Sindicato de Obreros de la Industria de la Madera de Eldorado (Soime), gremio que nuclea a los trabajadores madereros calificaron el acuerdo como positivo para el sector.

"Este logro es importante, tanto para la empresa como a los compañeros", expresó Aureliano Sánchez, titular del Soime.

Las deudas que mantiene la empresa con los trabajadores se irán abonando de acuerdo al crecimiento económico que pueda surgir en el transcurso de estos meses.

Historia y crisis

En el Alto Paraná, a 70 kilómetros de las Cataratas del Iguazú, sobre la ruta nacional 12, en el kilómetro 1578 se encuentra la fábrica de manufacturas de madera MBM.

Recibía madera en bruto y la transformaba en marcos de puertas, ventanas, muebles, paneles y láminas.

El 8 de abril pasado, los 57 obreros de la empresa se encontraron con el portón de la fábrica cerrada. Ya no va más, les dijeron y desde ese momento se registró una seria preocupación de los obreros, sus familias y la comunidad en su conjunto ante la posibilidad del cierre de la única fábrica en la localidad.

El pueblo estuvo convulsionado por este cierre fabril, pues sabían que más tarde o más temprano todos pagarían las consecuencias de la grave situación, por su impacto negativo en el nivel de actividad de la economía local.

Los problemas se iniciaron en el 2002 cuando fueron despedidos 140 obreros de los cerca de 200 que trabajaban en ese momento. La situación se fue manteniendo sin muchas mejoras, hasta que el 16 de abril hubo telegramas de despidos y suspensiones. La fábrica representa una importante fuente de trabajo para los pobladores de Mado, cabecera del municipio de Colonia Delicia.

Todos estos días, los trabajadores permanecían en el portón de la fábrica, discutiendo en asamblea los pasos a seguir y ahora llegó la solución.

Comentá la nota