Se achica la cartera de cuentas sueldo en los bancos por el impacto de la crisis

Son un producto clave, ya que sirve de puerta de entrada para la colocación de otros productos. En algunos casos, ya son más las que se dan de baja que las que se suman
Los despidos laborales han dejado su huella en el sistema financiero. Por más que el oficialismo se empeñe en declarar que el desempleo no ha llegado al país, las cifras son palpables. En el sector bancario revelaron que en el primer trimestre del año la cartera de haberes –las cajas de ahorro a través de las cuales las empresas depositan los sueldos a sus empleados– cayó respecto del mismo período de 2008 y que en muchos casos resultó negativa. No sólo hubo más bajas en el número de cuentas sueldo sino que las altas de nuevas cuentas también descendieron entre un 15% y 30%, dependiendo de la entidad financiera. "Efectivamente la desaceleración económica y la pérdida de empleo se está sintiendo en las nóminas", admitía a regañadientes un gerente financiero.

En la mayoría de los casos consultados coinciden en que es habitual que cada mes se registren cierres de este tipo de cuentas, por una cuestión de rotación de clientes entre los distintos bancos. No obstante, señalan, de febrero a abril las bajas se profundizaron –aunque no dan cifras al respecto–. "Más allá de las cancelaciones habituales por clientes que cambian de banco para cobrar sus salarios, se notó una baja importante en aquellos trabajadores eventuales, es decir, los famosos contratados", reconocían desde una de las entidades líderes del mercado. La generalidad, no obstante, señala que la desaceleración en el crecimiento de cuentas sueldo está dada no tanto por la cancelación sino por un parate en la apertura de nuevas cajas de ahorro.

En un banco de capitales extranjeros, apuntaron que respecto del año pasado hubo una caída en la generación de nuevas cuentas de alrededor de un 30%. "Esto podría estar indicando que las corporaciones que desvincularon personal, no tomaron reemplazos. Es decir, que se le puede atribuir a un parate en la creación de empleos", explicó el gerente de plan sueldo de una entidad. Según reconocieron en los bancos, esta caída podría ser además una señal de aumento de informalidad en el empleo. "Lo que están haciendo algunas empresas es despedir a gente de su planta, y reemplazarlos por trabajadores bajo un esquema laboral de informalidad", agregó. En este sentido, la entidades encendieron la luz de alerta, ya que la informalidad es un gran enemigo de la bancarización, debido a que los haberes son en negro.

Si bien alguna entidades negaron una caída en sus cuentas sueldo, es válido aclarar que en muchas ocasiones las cuentas de empleados que han sido desvinculados o simplemente que han rotado hacia otro banco no son cerradas. Este no es un dato menor, porque aunque no esté activa esa caja de ahorro se computa como tal.

El beneficio de ser público

La banca pública se mantiene en otra esfera. En estas entidades alrededor del 80% de estas cuentas provienen de empleados del sector público. "Es muy raro que en los bancos estatales caigan los haberes, porque está relacionado con lo que sucede en el campo estatal y allí es más difícil escuchar la palabra despido", dijeron en un banco.

Sin embargo, en el primer trimestre del año hubo otro dato que ayudó a estos bancos. Según reconocieron desde una entidad, las licitaciones de la ANSeS para otorgar préstamos a tasa blanda favoreció en este sentido a la banca pública y a otros bancos que participaron. "Muchos clientes optaron por percibir sus haberes en bancos que tenían cierto tipo de beneficios como los créditos de la ANSeS", dijo un gerente.

Así y todo, las perspectivas en el sector son inciertas. Lo que sí está claro es que de ahora en más se abrirá un escenario de competencia más agresivo entre las entidades para retener a los clientes de plan sueldo, que representa un canal de alta liquidez para los bancos.

Comentá la nota