Acercan postura sobre la moratoria municipal

El gobierno municipal y una buena parte del Concejo Deliberante, incluidos varios miembros de la oposición, parecen estar llegando a un entendimiento que podría derivar en la aprobación de la moratoria inducida por el intendente Mario Meoni.
Esa es la impresión que quedó luego de la reunión que ayer volvieron a mantener (el mismo tema ya los había juntado el miércoles) los integrantes de la comisión de presupuesto del cuerpo legislativo y Malena Baro, secretaría de Economía de la comuna.

De acuerdo con el testimonio de María Teresa Lawler, presidente de esa junta parlamentaria que sigue de cerca los movimientos financieros del municipio, existe acuerdo en la mayoría de los ítems que componen en el plan de pagos para deudores morosos.

Es más: tomando al pie de la letra los dichos de la edil desarrollista, sólo resta esperar a que el lunes Baro responda a una propuesta hecha por los concejales no oficialistas, quienes pretenden que en vez de encomendar un veinticinco por ciento de lo recaudado a obras de cordón cuneta, se asigne ese índice al mantenimiento de la red de agua potable.

La funcionaria subió alrededor de las nueve de la mañana al Salón Azul y expuso durante algo más de una hora los puntos que le habían quedado por explicar de la jornada anterior.

Minutos después, ya en su despacho recibió a Lawler y al presidente del bloque oficialista, Renato Figgini Bava, encargados de trasladar la contraoferta de la comisión de presupuesto.

En ese ofrecimiento de los concejales piden que se exceptúe del pago por derecho de construcción a todas las personas que están realizando obras en la actualidad, también se anuló artículo donde se exime del cobro por publicidad y uso de espacios públicos a los comerciantes que pagan la Tasa de Seguridad e Higiene.

Por otro lado, se acordó que en caso de que los premios para los buenos contribuyentes sean realizados por sorteo, se deje fuera de ese concurso a funcionarios, empleados de alto rango público ni los concejales y sus respectivos cónyuges.

"Prácticamente hay un acuerdo", afirmó Lawler en horas del mediodía a La Verdad.

A continuación marcó que el único punto en conflicto es el empleo que se le dará a una cuarta parte del dinero que se reembolse con el operativo de regularización fiscal.

"De lo que se recauda, un setenta y cinco por ciento va a rentas generales y en el proyecto del Ejecutivo decía que el veinticinco por ciento restante iba a ir para cordón cuneta. A nosotros nos parece que es más importante fuera usado en obras para agua potable, dados los problemas de presión que hubo en el verano. Negociando, logramos que Baro escuchara una última propuesta de un veinte por ciento para agua y un cinco para cordón cuneta", relató Lawler.

Sobre ese aspecto de la cuestión aclaró que "Baro lo va a consultar con el Departamento Ejecutivo y de allí surgirá la respuesta".

Por estas horas se estima que el proyecto de moratoria podría ser tratado por el Concejo en la sesión ordinaria del martes.

Comentá la nota