Se acercan el Gobierno y el FMI: llega misión al país luego de 3 años.

Se acercan el Gobierno y el FMI: llega misión al país luego de 3 años.
En los próximos meses el Fondo volverá a hacer revisiones de la economía argentina. La necesidad de dólares que tiene el Gobierno impulsa el acercamiento.
Lo que era un secreto a voces ayer se terminó de confirmar: mediante reservadas conversaciones ya existe un principio de acercamiento entre el Gobierno y el FMI. Fue el propio vocero del Fondo, David Hawley, quien desde Washington reveló en conferencia de prensa que el organismo está “interesado en profundizar el dialogo” con la Argentina. Y adelantó que en los próximos meses enviarán una misión al país para retomar las revisiones periódicas de la economía. Hacia tres años que el Gobierno de los Kirchner no permitían realizar estos monitoreos.

Como adelantó El Cronista en su edición del 5 de febrero, el Gobierno y el Fondo están interesados en reencauzar las relaciones. A ambos hoy les es funcional retomar el vínculo. El FMI tiene la misión de evitar que se generalisis la crisis a las naciones en desarrollo. Y el Gobierno sabe que con un superávit comercial en franco declive y sin acceso a los mercados internacionales, una de las pocas ventanillas abiertas para obtener dólares es el organismo internacional de crédito.

No obstante, desde la Casa Rosada la intención es concretar la reconciliación sin que parezca tal. Ayer optaron por el silencio de radio. “Dejar hablar al Fondo”, fue la consigna. La apuesta oficial es la Cumbre del Grupo de los 20 (G-20) que se realizará el 2 de abril en Londres. Hasta allí viajará la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para alentar la propuesta argentina de reformar el FMI. En particular las condicionalidades que impone la entidad a la hora de otorgar créditos. Esa será la estrategia para lograr una vuelta “elegante” al Fondo. O al “nuevo Fondo”. La propuesta argentina es apoyada por varios países, entre ellos Brasil.

Trascendió que la semana próxima arrancarán los contactos formales entre el Gobierno y el FMI para negociar la llegada de una misión que se encargaría de actualizar el denominado Artículo IV. Se trata de la revisión anual que realiza el Fondo a todos sus países miembros. Desde 2006, cuando los Kirchner cancelaron toda la deuda con el organismo que estas auditorías se habían cancelado por decisión del Gobierno argentino. La misión podría llegar a la Argentina entre abril y junio.

“En el contexto de la crisis global, estamos trabajando estrechamente con todos los miembros y estamos interesados en profundizar nuestro diálogo con la Argentina”, dijo ayer Hawley. “Anticipamos que llevaremos a cabo las próximas consultas del Artículo IV de forma normal en los próximos meses”, agregó.

En este contexto, el ministro de Economía, Carlos Fernández, acompañado por el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, partirá mañana a Oporto, Portugal, para participar en la reunión extraordinaria de Ministros Iberoamericanos de Finanzas que se realizará el 1 y el 2 de marzo próximo en esa ciudad. “Analizarán los efectos de la actual crisis internacional y la necesidad de implementar medidas conjuntas que permitan disminuir los riesgos globales”, destacó el Palacio de Hacienda en un comunicado. Además, adelantó que “se discutirá la necesidad de reformar las instituciones financieras internacionales, así como la ampliación de la participación de los países emergentes en esos organismos, posición que también defenderá la Argentina en la reunión del G-20”.

A principios de 2006 el Gobierno canceló toda la deuda con la entidad que dirige el francés Dominique Strauss–Kahn al pagar más de u$s 9.000 millones, una parte con reservas del BCRA. Tanto la gestión de Néstor Kirchner como la actual de su esposa, Cristina, se caracterizaron por su tono crítico ante el Fondo y su negativa a retomar contacto alguno con el organismo. En repetidos discursos acusaron al FMI por su accionar en la crisis argentina de 2001 y por sus recomendaciones.

Sin embargo, la crisis internacional está impactando fuerte en la economía local. El superávit fiscal pasó de crecer 40% a casi 10% en sólo cuatro meses y el superávit comercial de este año sería la mitad que el de 2008. Con los mercados internacionales clausurados por el riesgo de embargos y la suba del riesgo país, los dólares que promete el FMI podrían significar un alivio a seis meses de las elecciones legislativas de octubre.

Comentá la nota