Acerca del XIV Encuentro Latinoamericano de Educadores: Bullying u Hostigamiento Escolar entre pares

Hoy, me propongo acercarles una síntesis apretada sobre una de las conferencias desarrolladas en el XIV Encuentro Latinoamericano de Educadores (edición octubre 2009 Mar del Plata) organizado por la ONG Misión Futuro, bajo el título: "Bullying, una forma de violencia entre pares" a cargo de la Licenciada en Psicopedagogía, Sra. María Zysman.
"Bullying" es un término de origen inglés y que traducido a la lengua castellana literalmente significa "Hostigamiento". La Lic. Zysman definió "Bullying" como "el comportamiento prolongado de insulto verbal, agresión física o intimidación social". Es decir, existe bullying cuando dichas agresiones se producen sobre una sola persona y durante un lapso de tiempo prolongado. Los tres tipos de agresión –como se expone en la definición- son: (1) físico; (2) verbal; (3) social. También, existe el ciber- bullying, esto es, hacer uso de la cibernética para producir daño.

¿Quiénes intervienen?

(1) El hostigado; (2) el hostigador; (3) los espectadores, estos últimos festejan al hostigador o tienen miedo hacia la figura del hostigador.

Formas de Prevención.

En cuanto a la labor del docente, se debe trabajar en torno a los valores desde el jardín de infantes. Se sugiere: (1) trabajar cuentos tradicionales, con sentido pedagógico- moral; (2) trabajar en reuniones de padres en relación a estas cuestiones o temáticas; (3) trabajar aspectos creativos, como pueden ser las dramatizaciones o escenas teatrales con los chicos en relación a los mitos.

Además, se sugiere crear el rincón del diálogo en el caso del nivel inicial (jardín). Por su parte, en el nivel primario se sugiere crear un aula para el diálogo y la convivencia. Se deben establecer reglas claras y ajustarse a ellas (que sea algo posible de cumplir). Se debe enseñar y buscar soluciones en forma grupal; cada niño tiene necesidades diferentes y no todos necesitan lo mismo. Enseñar a los chicos un problema para darle la solución posible.

Modos de Detección.

Se inicia en situaciones puntuales y los adultos no pueden ver o percibir. Son situaciones muy solapadas y cuando se hace evidente, el hostigado ya sufrió la agresión constante. Algunos síntomas posibles pueden ser: (1) Cambios de humor, (2) tristeza; (3) aislamiento; (4) abandono de actividades; (5) bajo rendimiento escolar; (6) presentar heridas, moretones; (7) presentar ropa rasgada.

Cabe aclarar, que el hostigador reúne las siguientes características: (1) es egocéntrico); (2) no pide disculpas; (3) no reconoce su error; (4) no acepta la mirada del otro.

Desde lo individual, tanto el hostigado como el hostigador deben recibir atención terapéutica.

Intervenciones posibles.

Las intervenciones concretas deben ser tomadas: (1) por parte del docente y de las autoridades educativas, (2) por parte del gabinete psicopedagógico. Requiere –además- de un seguimiento continuo tanto del niño hostigado como del niño hostigador por parte del equipo docente. Una de las medidas a adoptar frente a este tipo de situaciones pueden ser las medidas disciplinarias reparatorias.

Ana Carolina Erregarena

Licenciada en Letras (UBA)

Profesora de Enseñanza Media y Superior en Letras (UBA)

anacarolinaerregarena@yahoo.com

Comentá la nota