El PJ aceptó revisar la ordenanza de arbolado

El oficialismo reconoció que los tiempos que se manejan para dar respuestas a los reclamos de poda y extracción son excesivos y está dispuesto a discutir la participación de los privados en la prestación del servicio.

El Concejo Municipal revisará la ordenanza que rige el cuidado del arbolado y la discusión quedará abierta a fijar los criterios para que el sector privado pueda tener participación en las tareas de mantenimiento, poda y extracción de especies en la vía pública.

Si bien el proyecto del PRO fue presentado en el mes de enero, recién en la reunión de ayer el oficialismo dio su conformidad para poder avanzar con el tratamiento del tema. Un debate que quedó abierto en la mañana de ayer y que se extenderá durante las próximas semanas.

La iniciativa promovida por los concejales Hugo Menossi y Raúl "Lalo" Bonino contempla entre sus puntos principales la habilitación de un registro de personas o empresas autorizadas a realizar las tareas que demanden los vecinos, mediante el pago de una tarifa. Un servicio mediante el cual se buscaría mejorar los tiempos de las respuestas y que funcionaría en forma paralela a la atención que presta el Municipio en forma gratuita.

De todas maneras, el presidente del Concejo y máximo referente del bloque oficialista, Daniel Ricotti, aclaró que no está dispuesto a pasar de un sistema "restrictivo" a un "libertinaje total".

Ricotti sostuvo que la puesta en marcha de este doble sistema de atención, público y privado, sólo podrá ser posible si se respetan algunos factores vinculados al criterio profesional de las acciones, al cumplimiento del marco legal que rige en toda la Provincia y al poder de policía que deberá seguir ostentando el Estado.

El presidente del Cuerpo hizo mención a que cada uno de los emprendimientos que se postulen deberán contar con profesionales capacitados que justifiquen por escrito y avalen con sus firmas cada una de las tareas que se realicen en la vía pública. En este sentido, recordó que tampoco los privados quedarán exentos de las evaluaciones y aprobaciones que en muchas situaciones las tareas de poda o extracción demandan de parte de la Provincia. Y finalmente señaló que se deberán respetar los criterios formales para la realización de los pedidos, como la firma del propietario del inmueble donde se encuentra el árbol en cuestión, y que el Municipio seguirá contando con la facultad de rechazar los pedidos (aún los que se hagan ante los privados) que no cumplan con estas pautas.

Desde el PRO se mostraron abiertos a debatir cada uno de estos puntos, aunque descartaron que el proyecto proponga un "libertinaje total" en la materia. "Lo que buscamos es que si un vecino tiene la raíz de un árbol que le está rompiendo la vereda, no deba esperar tres años para que le den una respuesta. Además, de esta manera vamos a estar creando una nueva salida laboral para aquellas personas que quieran capacitarse e iniciar un emprendimiento privado como alternativa al servicio público", expresó "Lalo" Bonino.

Por lo pronto, se acordó citar para la semana que viene a los representantes de la Secretaría de Servicios Públicos para conocer en detalle la cantidad de pedidos que se están recibiendo, las demoras existentes y las dificultades que podría generar este cambio de metodología. "Coincidimos con el espíritu del proyecto -dijo Ricotti- pero vamos a darle todo el tratamiento que el tema requiera".

Coment� la nota