El PJ aceptó la propuesta del cobismo y bajan el monto de la deuda

Hubo consenso en el Senado para bajar a $ 380 millones el endeudamiento. Esta madrugada se votaba el polémico proyecto.
Finalmente anoche el Gobierno aceptó negociar con el cobista Frente Cívico Federal y el Senado se aprestaba a votar cambios al proyecto de endeudamiento. Según lo acordado hasta esta madrugada, el Ejecutivo podrá tomar deuda por 380 millones de pesos para cubrir el déficit de este año, una cifra 40 millones menor a la que aprobaron los diputados hace una semana.

La pulseada estaba centrada en que el cobismo y el radicalismo aceptasen ampliar el endeudamiento otros 40 millones de pesos para llegar, así, a los 420 millones de pesos pretendidos por el Ejecutivo y aprobados por la Cámara baja. El argumento del oficialismo era que estos 40 millones tendrán como destino paliar el déficit de 2010, un año que ya aparece como complicado para las finanzas públicas.

Sin embargo, la postura del Frente Cívico era intransigente y, al cierre de esta edición, el peronismo se avenía a aceptar un endeudamiento de 380 millones de pesos sólo para el año en curso y resignar los 40 millones pretendidos para el ejercicio venidero.

Lo que sí quedó consensuado entre los bloques es la decisión de acotar la posibilidad que tenía el Gobierno en el proyecto que salió de Diputados para mover partidas presupuestarias destinadas a gastos de capital, como obras públicas, para hacer gastos corrientes, como el pago de salarios y servicios. El cobismo, que impuso su postura, lo vivió como un triunfo.

Luego de votar la norma de endeudamiento, los senadores debían tratar esta madrugada otro proyecto que está atado. Se trata de una modificación a la ley de coparticipación, que permite a los municipios acceder el año que viene a un fondo de más de 185 millones de pesos que serán repartidos según el índice ya establecido.

A partir del año próximo, desaparecen el FIM (Fondo de Infraestructura Municipal) y el FAM (Fondo de Asistencia Municipal) y serán incorporados a un nuevo fondo que les llegará a los intendentes de manera automática. Desde 2010, entran en vigencia nuevos índices de coparticipación que asegurarán a los municipios recibir un 4,8% más promedio de lo que reciben del reparto de los impuestos.

El gobernador Celso Jaque llegaba anoche a Buenos Aires para participar hoy de un juicio interprovincial, mientras que los legisladores oficialistas se sentaban a cambiar el proyecto junto al cobismo, obligados porque necesitaban los dos tercios para aprobar la norma y los opositores decidieron no dárselos.

Aunque la segunda parte de la sesión especial que fracasó el martes estaba prevista para las 16.30 de ayer, las negociaciones comenzaron dos horas después y se extendieron hasta la medianoche. En el medio, cuando el Senado ya había anotado 6 cuartos intermedios en sólo dos días, corrieron múltiples rumores por los pasillos legislativos.

Algunos aseguraban que se rompería el Frente Cívico y que el oficialismo tenía los votos para aprobar el endeudamiento sin obstáculos, mientras que otros daban por sentado que el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, había bajado la orden a los senadores oficialistas de sentarse a perder y culpar al cobismo de las consecuencias que dejaría para el Estado no haber avalado el endeudamiento.

Lejos de esas especulaciones, el Frente Cívico Federal mantuvo su postura sin vacilaciones, según una versión, gracias a la intervención directa del vicepresidente Julio Cobos, que habría intentado asegurarse que el interbloque que comparte el Confe, la UCR, el ARI y el PJ disidente no sufriría una ruptura como en Diputados la semana pasada.

Por eso, al oficialismo no le quedó opción de sentarse a discutir con el cobismo, una vez agotada la instancia de intentar romperlo (sólo tenía el voto de Sergio Bruni que desde un principio avisó que votaría con el PJ debido al pedido estricto del intendente de la Capital, Víctor Fayad).

En primer lugar, el oficialismo se mostró dispuesto a corregir el proyecto inicial en sus primeros artículos. Es decir, aquellos que marcaban una excepción a la ley de Responsabilidad Fiscal para lo que queda de este año, pero también para el año que viene.

Acordado ese punto, el Frente fue por más. Se metió con la cifra de 420 millones de pesos aprobada por la Cámara baja a estricto pedido del Ejecutivo. En el contraproyecto que habían presentado proponían tomar deuda por 330 millones de pesos, pero con ánimo de negociar, se estiraron a 380 millones y se quedaron en esa cifra.

Al cierre de esta edición, los senadores se aprestaban a votar la polémica ley. El lunes sería la sesión de Diputados para tratar los cambios que votaba el Senado.

Comentá la nota