UCR aceptó el diálogo con Juez (Negri cerca, Mestre lejos)

La UCR aceptó abrir el diálogo con Luis Juez y la primera conversación sería esta semana, aunque no el sábado...
La UCR aceptó abrir el diálogo con Luis Juez y la primera conversación sería esta semana, aunque no el sábado 14, porque es el “Día de los Enamorados” y resultaría demasiado incómodo. Aceptar el convite de Juez lo resolvió ayer el Comité Provincia, al cabo de una intensa reunión de la que participaron representantes de casi todos los grupos internos; incluso, una delegación del Foro de Intendentes. Pero no todos quieren hablar con Juez para decirle lo mismo. El presidente radical, Mario Negri, deslizó su vocación aliancista al sostener la necesidad de nacionalizar la elección de octubre para vencer al kirchnerismo. Los intendentes quieren aclararle pronto a Juez que la UCR debe llevar candidatos propios a senadores y diputados. Y Ramón Mestre envió una carta con olor a sentencia, en la que dice que entre la UCR y el Partido Nuevo hay “mucha distancia” en “principios, metodología política y gestión”.

Después de dos horas de reunión, el Comité Provincia dio a conocer un comunicado en el que afirma haber decidido “aceptar” el pedido de audiencia de Juez, enviado el miércoles pasado, a los fines de iniciar el diálogo hacia una alianza electoral entre la UCR y el Partido Nuevo.

El Comité aceptó “escuchar sus inquietudes y posteriormente transmitirlas a los organismos partidarios pertinentes”.

El encuentro podría ocurrir esta misma semana y participarían no sólo Juez y Negri, sino espadas del ex intendente y dirigentes del variopinto cuadro interno del radicalismo.

La oposición más cerrada a las conversaciones pactistas provino de un grupo de dirigentes mayoritariamente alineado en Identidad Radical (becerrismo), que organizó un acto de rechazo en la planta baja de la sede partidaria, mientras en el tercer piso sesionaba el Comité Provincia. Entre otros, participaron de ese mitín el legislador Dante Rossi, la diputada nacional Silvia Storni y el autopostulado precandidato a intendente, Mario Rey. Un grupo de manifestantes subió luego y hasta golpeó la puerta de la sala de reuniones para exigir saber “de qué se trata”, afectados quizás por el espíritu del Bicentenario de Mayo que se aproxima.

Negri dio una rápida conferencia de prensa al concluir la sesión del Comité. Arrancó muy contenido, quizás para disimular la tensión de las últimas horas, en las que hasta pegó portazos en las oficinas del tercer piso. “Se le dio lectura a la nota y vamos a hacer lugar a la audiencia”, dijo como un secretario de actas.

Enfatizó que la UCR es un partido “democrático” y que por eso abrirá las puertas al dirigente que pidió conversar. “Se ha creado una sobreexpectativa”, agregó con el ánimo de aclarar que si hay una alianza electoral, eso será aprobado recién por las próximas autoridades partidarias, tal como lo solicitó el propio Juez. Sucede que el mandato de Negri (y de los demás secretarios) concluye en mayo, tras una sucesión de prórrogas de un año, lo que le quitaría legitimidad para adoptar semejante disposición.

Negri subrayó también que ayer no se discutió la cuestión de fondo, es decir si la UCR quiere una alianza con Juez. De hecho, muchos de los que intervinieron en la reunión están en contra y ya lo hicieron público, como los intendentes del Foro, quienes encabezados ayer por Carlos Felpeto (Villa Carlos Paz) insistieron con que el radicalismo debe llevar «candidatos propios», pero admiten las conversaciones para que Juez no se victimice.

Negri resaltó, igualmente, que un acuerdo electoral “ni se afirma ni se descarta”. Y consideró fundamental que en los próximos comicios se derrote al kirchnerismo. “Estamos frente a una elección parlamentaria, no está en discusión ni las intendencias ni la gobernación”, dijo. Parece concluir con ello, Negri, que lo provincial pasa a segundo plano, pese a que para Juez es lo principal desde el momento en que reconoció, en un acto del Partido Nuevo, que no le interesa ser senador nacional, sino posicionarse para 2011. “Los radicales son muy jodidos y les gusta mirar bajo el agua”, continuó.

Además, aseguró que antes de la reunión del Comité consultó a Eduardo Angeloz, Carlos Becerra, Ramón Mestre, Miguel Nicolás y Oscar Aguad, y que todos ellos le dijeron que hacía lo correcto.

Mestre no ve coincidencias

Mestre tuvo sus alfiles en la Casa Radical. Myriam Acosta reclamó que Juez, antes de sentarse a hablar con los radicales, se retracte de algunas terribles acusaciones que lanzó sobre Negri y la UCR. Por ejemplo, que el presidente de la UCR recibió siete millones de pesos del gobierno delasotista para entorpecer con su candidatura a gobernador las chances del postulante del Frente Cívico y Social. Su sugerencia no fue tenida en cuenta.

Pero además, Mestre mandó ayer una carta a Negri en la que no manifiesta en forma expresa que rechaza la alianza, pero sus fundamentos impiden interpretar otra cosa.

“Es necesario tener presente que durante los últimos cinco años diferencias no menores nos han mantenido a mucha distancia de quienes hoy pretenden una unión, relacionadas, no sólo en materia de principios y metodología política, sino fundamentalmente en gestión”, escribió.

Las diferencias están claras. ¿Y las coincidencias? Un dirigente muy cercano a Mestre contestó, “ninguna”. “Es un no diplomático”, lo describió.

“Asimismo, considero insoslayable que cualquier conversación con otras fuerza políticas y/o sociales debe darse sobre la base de la coherencia, del diálogo, la autocrítica y el consenso, sin imposición de nombres ni cargos o lugares, pues ello lo acercaría más a un pacto centrado sobre la base de conveniencias que a un acuerdo programático que mire el bienestar general y el progreso de todos los cordobeses”, siguió.

Comentá la nota