"No acepto que me culpen por una derrota de Frei"

El diputado socialista Marco Enríquez-Ominami, tercero en la primera vuelta de la pasada elección presidencial, cargó contra los que dicen que puede ser el culpable de una derrota de la oficialista Concertación en Chile: "Yo no acepto que me culpen por una derrota de Frei", dijo el ex candidato en una entrevista con el diario La Tercera.
Ominami aclaró que no está en riesgo la estabilidad chilena ya sea que gane Sebastián Piñera o Eduardo Frei en el balotaje del próximo 17 de enero. "He dicho que no nos vamos ni al cielo ni al infierno con ninguno de los dos. Pero el purgatorio no es el lugar donde quiero que vivamos los chilenos. Soy un convencido de que el proyecto de Piñera es insuficiente y por eso competí", dijo Enríquez-Ominami.

El parlamentario, que alcanzó un 20,13% en la elección del 13 de diciembre (1.396.655 votos), no definió a quién respaldará cuando vote el próximo 17 de enero en el balotaje entre el oficialista Frei y el favorito, el empresario de derecha, Sebastián Piñera. "Respecto de las opciones de candidatos en segunda vuelta, puedo adelantar que para mí el proyecto de Sebastián Piñera es un retroceso", definió Enríquez-Ominami, y añadió que el proyecto del ex presidente Eduardo Frei "no es un avance". Según Enríquez-Ominami, "la Concertación va por un mal rumbo y está encabezada por dirigentes que han hecho de esta elección un problema patrimonial, de cuotas de poder personal".

"Pero hago una distinción: rescato la base de apoyo de la candidatura de Eduardo Frei y, por lo mismo, entiendo los niveles de frustración de la gente. Su candidato debería representar un mensaje de renovación y esperanza, algo que no ocurre", aseveró. w

El diputado socialista Marco Enríquez-Ominami, tercero en la primera vuelta de la pasada elección presidencial, cargó contra los que dicen que puede ser el culpable de una derrota de la oficialista Concertación en Chile: "Yo no acepto que me culpen por una derrota de Frei", dijo el ex candidato en una entrevista con el diario La Tercera.

Ominami aclaró que no está en riesgo la estabilidad chilena ya sea que gane Sebastián Piñera o Eduardo Frei en el balotaje del próximo 17 de enero.

"He dicho que no nos vamos ni al cielo ni al infierno con ninguno de los dos. Pero el purgatorio no es el lugar donde quiero que vivamos los chilenos. Soy un convencido de que el proyecto de Piñera es insuficiente y por eso competí", dijo Enríquez-Ominami al diario La Tercera.

El parlamentario, que alcanzó un 20,13% en la elección del 13 de diciembre (1.396.655 votos), no definió a quién respaldará cuando vote el próximo 17 de enero en el balotaje entre el oficialista Frei y el favorito, el empresario de derecha, Sebastián Piñera.

"Respecto de las opciones de candidatos en segunda vuelta, puedo adelantar que para mí el proyecto de Sebastián Piñera es un retroceso", definió Enríquez-Ominami, y añadió que el proyecto del ex presidente Eduardo Frei "no es un avance".

"Pero hago una distinción: rescato la base de apoyo de la candidatura de Eduardo Frei y, por lo mismo, entiendo los niveles de frustración de la gente. Su candidato debería representar un mensaje de renovación y esperanza, algo que no ocurre", aseveró.

"Haremos una oposición combativa y propositiva", anticipó Enríquez-Ominami sobre la conducta que seguirá ante el próximo gobierno.

El parlamentario socialista afirmó también que no acepta "que me culpen si pierde Frei".

"Todo es responsabilidad de una connivencia con la derecha, propia de la política del pasado, de unos acuerdos ramplones" (espurios). Hay un intento explícito de camuflar el enorme error político de no haber escuchado la crítica", afirmó.

Según Enríquez-Ominami, "la Concertación va por un mal rumbo y está encabezada por dirigentes que han hecho de esta elección un problema patrimonial, de cuotas de poder personal".

Comentá la nota